La Seguridad Social elabora un informe sobre los riesgos laborales en el embarazo


El informe concreta los tipos de riesgos a tener en cuenta: físicos, químicos o tóxicos, biológicos, ambientales y de procedimientos industriales, y los consejos de actuación según cada tipo y sus divisiones


pdf
print
pmail
La Seguridad Social ha elaborado un estudio para evaluar las situaciones de riesgo laboral durante el embarazo, bajo criterios de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), que servirá de orientación a los médicos del INSS y del Servicio Público de Salud y a los inspectores de trabajo.

La Seguridad Social distribuirá un minucioso informe elaborado por la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) entre los médicos del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y del Servicio Público de Salud, con el fin de ordenar y orientar la valoración de los riesgos que el puesto de trabajo o su desempeño puede suponer para las trabajadoras embarazadas.

Esta nueva prestación de la Seguridad Social, que ha supuesto un gasto de 45 millones de euros, está en vigor desde 2007 con la Ley de Dependencia, sustituye a la de 1999, en la que el riesgo en el embarazo se consideraba enfermedad común, y la trabajadora percibía el 75% de su base. Hasta esa fecha era necesario tener una cotización previa para acogerse a esta baja laboral, pero ahora se disfruta desde que se detecta el riesgo hasta el parto.

El director general del INSS, Fidel Ferreras, ha señalado en la presentación del informe que ya se han beneficiado 13.500 mujeres de la nueva baja laboral que considera "riesgo profesional" al embarazo, en algunas circunstancias, y cobraron el 100 por cien de su base.

El documento, realizado a instancias del INSS, establece una prestación específica para el caso en que la mujer embarazada se vea forzada a abandonar el puesto de trabajo que suponga un riesgo para su salud o la del feto, e identifica agentes contaminantes y situaciones de riesgo.

La SEGO, a instancia del INSS, ha preparado un documento que establece como punto de partida la normativa internacional y nacional existente en materia de protección laboral del riesgo por embarazo.

El informe concreta los tipos de riesgos a tener en cuenta: físicos, químicos o tóxicos, biológicos, ambientales y de procedimientos industriales, y los consejos de actuación según cada tipo y sus divisiones.

Riesgos físicos y químicos
Según el informe de la SEGO, en esta categoría se encuentran los más frecuentemente alegados como causa de riesgo laboral, en especial las actividades relacionadas con el manejo de cargas y las posturas que se adoptan.

En este sentido, el documento incorpora una tabla con indicaciones específicas de actividad laboral, semanas de embarazo y recomendaciones acerca de la interrupción de dicha actividad.

También se detallan los riesgos por radiaciones, vibraciones, ruido y temperaturas extremas y su incidencia en el desarrollo del embarazo y en la salud de la trabajadora.

En cuanto a los riesgos químicos, el documento recoge información general sobre algunas de las sustancias más conocidas por su efecto perjudicial sobre la salud de la madre o del feto: metales, disolventes, pesticidas, gases anestésicos, cauchos y productos farmacéuticos.

Expansion