Convenio Colectivo de hostelería y alojamientos turísticos de Valladolid 2018 - 2026


Firma Convenio provincial de hostelería y alojamientos turísticos de Valladolid

¡Fumata Blanca! Después de casi cuatro años de unas duras negociaciones el Convenio Colectivo Provincial de Hostelería y Alojamientos Turísticos de Valladolid ya es una realidad. Durante la mañana de hoy martes día 9 de noviembre ha tenido lugar la firma del mismo en la sede de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid. A la misma han asistido Marcos Gutiérrez (secretario general de CCOO Servicios de CyL), Mónica de la Cámara (responsable del Sector de Hostelería de la FeSMC-Servicios, Movilidad y Consumo de UGT-VA), Francisco Posada (presidente de la Asociación de Hoteles de Valladolid) y Jaime Fernández (presidente de la Asociación Provincial de Empresarios de Hostelería de Valladolid).


“Hoy se han puesto punto y final a 1.324 días perdidos y de una gran infamia. Pese a todo, nos congratulamos por haber podido poner fin a un conflicto provocado y alargado en el tiempo por muy pocas personas”, señala nuestro compañero Marcos Gutiérrez en el transcurso de la firma. Para añadir que se trata de un convenio “satisfactorio para todas las partes. Este documento sienta las bases para establecer un clima de entendimiento y de seguridad para el sector durante los próximos años. Además de terminar con la judicialización de las relaciones laborales habida hasta ahora, una espada de Damocles que finalmente hemos podido evitar”, remarca.

CCOO ha querido dar las gracias a la nueva dirección patronal, que merced a su apuesta decidida se ha podido alcanzar esta firma, “pero sobre todo a la responsabilidad mostrada por las propias plantillas. Además, el nuevo convenio permite descartar la fijación de salarios en función de la categoría de los establecimientos, una cuestión anterior a la llegada de la democracia a nuestro país. Este paso evita así la competencia desleal empresarial. Sin duda, la nueva senda emprendida por este sector sí representa el bien ganado prestigio de la hostelería y el hospedaje de nuestra provincia”, ahonda este dirigente sindical.

Pormenores del acuerdo

Con este acuerdo se da una solución a unas 10.500 familias en la provincia vallisoletana, de las que a día de hoy 9.400 ya están en activo y algo más del millar sigue en ERTE. La vigencia del convenio comprende desde el 1 de enero de 2018 hasta el 31 de diciembre de 2026.

En cuanto a la retribución económica, ésta empezará a contar a partir del próximo día 1 de enero de 2022. A los profesionales que tenían unas condiciones más favorables se les incrementará el salario a razón de 1,6% en cada uno de los cinco años, mientras que los que tienen una situación más desfavorable se les subirá entre el 2 y el 2,5%, hasta que al término de 2026 todos estén equilibrados con la misma cuantía económica. Esto es, se establece como realidad superar los 1.200 euros para una persona camarera en el último año del convenio (2026), independientemente de la categoría del establecimiento en el que trabaje”, garantiza Gutiérrez.

También se fija una compensación de 600 euros para cada persona trabajadora que lleve en el sector desde el año 2018. Esta cuantía se debe a los atrasos que la no firma del convenio anterior ha producido en todos los y las profesionales de este sector. Se abonará de manera flexible en cada empresa, dependiendo de la realidad de cada una de ellas.

En cuanto a otros aspectos de índole social, el convenio mejora elementos como los permisos, la promoción profesional, la manutención, la jubilación parcial, el complemento por incapacidad transitoria (IT), la compensación por festivos… “Otro hecho relevante es que ampara a los riders bajo su paraguas, al haberles incluido en el ámbito de aplicación del convenio, cuestión muy relevante con las implicaciones de la nueva Ley. Y se ha creado la mesa sectorial para velar por la contratación de los servicios extras,” sostiene el responsable de Servicios CCOO.

Por último, hay que apuntar dos cuestiones de trascendencia que se han obtenido con la rúbrica de este documento. Por un lado, se establece que las empresas que asuman la externalización de las actividades de hostelería u hospedaje deberán aplicar las condiciones de los convenios sectoriales, y de no existir se acogerían a lo que dicta este nuevo convenio. “Esto pone fin al abaratamiento de los salarios por este tipo de procedimientos”, remarca Gutiérrez Benito. Y por otro, se termina con una larga injusticia al situar a las camareras de pisos, tarea altamente feminizada, en el mismo nivel salarial que las personas camareras a la conclusión de este periodo de convenio. “Se trata de un gran paso en pos de la igualdad y justicia salarial”, manifiesta Marcos Gutiérrez.


banner afiliaci�n