España confirma su año récord en los seis primeros meses del año 2016, y todo apuntan a nuevo record histórico a nivel turístico.


La  demanda internacional, la recuperación del turismo nacional, catapultan los destinos turísticos de España, y donde todo apunta a la  temporada alta con registros nunca vistos en el Conjunto de Estado Español. Nos obstante el empleo que se  esta creando es precario, temporal, a tiempo parcial y fraudulento.



pdf
print
pmail

En estos seis primeros meses del año han sido 44.725.317  los turistas que han visitado España, un 7,58% más que hace un año, y 141.784.323  las pernoctaciones que han realizado (+9,34%). En cuanto al empleo en la planta hotelera  podemos decir que ha tenido un crecimiento del 5,31%, un  4% menos que las pernoctaciones, y acumulando en los seis primeros meses una plantilla media de 184.667 personas. La rentabilidad media es del 11,00%. De cara a los meses de julio, agosto y septiembre las previsiones en pernoctaciones, y visitantes que hacemos es en torno a 8%, esperamos y confiamos que el empleo aumente a la par.

Según los datos de la Seguridad Social, que son  los que hasta ahora tenemos contabilizado  en el segundo  trimestre del 2016 son 195.185 los trabajadores/as en el conjunto de los subsectores del  sector de la hostelería en España que lo componen los hoteles, apartamentos reglados, casa rurales, restaurantes, bares, cafeterías, tabernas, chiringuitos, salas de fiestas, discotecas y similares; de ellos 102.625 (52,58%) tienen un contrato a tiempo indefinido y el resto, 92.560 (47,42%) lo tienen temporal. Es decir, casi la mitad de la plantilla trabaja con un contrato temporal.

En el primer trimestre de 2015 los trabajadores/as con contrato indefinido a tiempo completo representaban el 73,04% del total; un año más tarde representan sólo el 68,75%, por lo que también podemos afirmar que este tipo de contrato ha bajado casi 4,5 puntos durante este período de tiempo.

En los seis primeros meses del año 2016 con crecimientos de  en los afiliados en la Seguridad Social en el conjunto de los subsectores del  sector de la hostelería que lo componen los hoteles, apartamentos reglados, casa rurales, restaurantes, bares, cafeterías, tabernas, chiringuitos, salas de fiestas, discotecas y similares es de 1.121.235  77.889 afiliados/as, mas que hace un año, lo que representa un 7,45%. En ese sentido podemos afirmar que el 96,15% del empleo que se ha creado es  temporales, tan solo el 3,75% de los contratos han sido  indefinidos, a tiempo completo, tiempo parcial o fijos discontinuos.

Del conjunto de los trabajadores/as del conjunto de los subsectores de la hostelería en España el 37,26% tienen contrato temporal, y en el 62,74% tiene un contrato indefinido. En el primer  semestre del 2015 el porcentajes de lo contratos indefinido/temporales eran del 65,81% y del 34,19% respectivamente, por lo que podemos decir que en un año se han perdido más de tres punto de contratos indefinidos.

Si no ceñimos al tipo de contrato en función de  la jornada, observamos que el 23,72% de contrato en fusión de la jornada, observamos que el 23,72% de las personas con contrato indefinidos lo tienen a tiempo parcial; este porcentaje alcanza hasta el 45,18% de los trabajadores/as contrato temporal.

Desde CCOO entendemos que el número de trabajadores y trabajadoras con contratos temporales es tan elevado porque están en fraude de ley. Son contratos realizados con una duración temporal, pero que en realidad están cubriendo una necesidad permanente, e incluso los que están cubriendo una necesidad temporal no están respetando los requisitos exigidos para la celebración de los mismos, ya que se llaman de forma periódica para cubrir las temporadas altas desde el punto de vista turístico por lo tanto su modelo contractual debiera ser de fijo discontinuo.

Este tipo de contrato, que, como hemos visto anteriormente, es el más utilizado por los empresarios del sector actualmente, supone que las personas que acceden al mercado laboral lo hagan de una forma precaria y sin apenas derechos, lo que se viene denominando trabajadores y trabajadoras pobres, personas que aunque consiguen un trabajo, debido a sus condiciones laborales y bajos salarios, no les permiten tener satisfechas sus más elementales necesidades.

Otra fuente de fraude, que busca aumentar la "flexibilidad", es el fenómeno que denominamos "falsos autónomos", trabajadores y trabajadoras que son obligados, por parte de empresarios, a darse de alta en el régimen de autónomos para que aquellos corran con el coste de la cuota de Seguridad Social.

También debemos denunciar el abuso de los contratos formativos en fraude de ley, tanto el de prácticas como el de becarios, ya que en muchos casos se les obliga a cubrir puestos de trabajo habituales para ahorrarse el salario de un trabajador de cualquier categoría, ejerciendo funciones impropias de un contrato formativo -cuyo objetivo no es sino formarse.

A todo ello tenemos que sumarle la subcontratación y externalización a nivel del conjunto de departamentos de los servicios en sectores de hotelería, y, en particular, el departamento de camareros y camareras de pisos, con el objetivo de precarizar más el empleo y no aplicar los convenios sectoriales para rebajar más aún los salarios en cerca del 40%y empeorar sus condiciones laborales.

Por lo tanto, para CCOO, uno de los principales retos que ha de afrontar la industria turística española es la apuesta por más y mejor empleo para mejorar la relación precio-calidad-servicio, para que los millones de turistas que nos visitan se vayan contentos y satisfechos, y eso sólo se puede conseguir apostando por un por empleo de calidad y con derechos, basado en contratos fijos y fijos discontinuos. Ya que la calidad turística consiste en turista satisfecho u trabajador satisfecho.

En definitiva nuestro reto es hacer del Turismo un motor de nuestra economía, que sirva de palanca  para el cambio hacia un nuevo modelo productivo, que ponga la economía al servicio de las personas, en condiciones de igualdad, derechos, bienestar y sostenibilidad ambiental.