VIVIR PARA TRABAJAR: COMO LOS EXCESOS EN LA JORNADA DE TRABAJO IMPACTAN EN LA SALUD


Los datos facilitados en informes ante­riores de CCOO de Madrid sitúan a la Co­munidad a la cabeza del tiempo de tra­bajo no remunerado, tanto de las horas extra que no se pagan como del exceso de horas por jornada habitual supe­rior a la pactada y que no se retribuyen, afectando en nuestra región a 252.000 trabajadores y trabajadoras a jornada completa que, de media, soportan 10,6 horas semanales de extensión no retri­buida de su jornada, por lo que pueden superar las 50 horas de jornada.



pdf
print
pmail

Esta realidad coincide con la situación que día a día nos trasladan muchos tra­bajadores y trabajadoras y en la que nos plantean dos escenarios diferenciados, uno se corresponde con sectores con una notoria precariedad y en los que los trabajadores y trabajadoras son contratados por un número de horas muy inferior al que en la práctica rea­lizan como ocurren en los sectores de comercio y hostelería, y por otro lado se corresponde con sectores con un em­pleo más seguro en los que la prolon­gación de jornada se ha convertido en una forma de relación habitual con la empresa, como por ejemplo en el sec­tor financiero o de seguros.

Tras estos datos no solo se esconde un fraude y una situación de precarización de trabajadores y trabajadoras sino que también pueden tener un importan­te impacto en la salud: Enfermedades cerebrovasculares, Depresión, Abuso de sustancias, Pérdida de memoria, Dificultades para dormir, Incremento de riesgo de diabetes, Dolores muscu­lares, Problemas digestivos y repercu­sión negativa en la vida personal y fami­liar de las mujeres.

El mayor tiempo de exposición multipli­ca los riesgos

Es evidente que el aumento en las jor­nadas de trabajo provoca un aumento en la exposición a los riesgos: aumenta la probabilidad de tener un accidente de trabajo, aumenta la exposición a agen­tes peligrosos, es un factor determi­nante de peligro para los movimientos repetitivos y las posturas forzadas, y es un factor fundamental en la exposición a factores psicosociales.

Desde CCOO concluimos que:

1.- Los elementos de regulación y control de la jornada son necesarios para prote­ger y garantizar los derechos de trabaja­dores y trabajadoras, para atajar las si­tuaciones de precariedad y acabar con el fraude, pero también tienen un carácter claramente preventivo y de mejora de la salud de la población trabajadora.

2.- Es urgente derogar la reforma labo­ral que ha instalado una organización del trabajo injusta y nociva para la salud de la población trabajadora

3.- Es necesario analizar en profundi­dad esta realidad y es exigible una ma­yor investigación en este campo

Fuente:slmtimes