Archivado en Comunicados, Salud Laboral, Socio Economico

La quiebra del Banco de Inversión Lehman Brothers y su repercusión en CITIBANK ESPAÑA.

IMPACTO DE LEHMAN BROTHERS


La quiebra del banco estadounidense Lehman Brothers afecta a algunos de los productos financieros comercializados por CITI. El número total de clientes afectados es de 2.767 y el importe total de las emisiones 78,5 MM de euros.


pdf
print
pmail

En estos últimos días nos hemos ido enterando a través de la información facilitada tanto por los medios de comunicación como por los canales internos del impacto que la quiebra del banco de inversión Lehman Brothers ha tenido en el sector en general y en nuestro negocio en particular.

Según la información facilitada desde Distribución el importe total de los bonos emitidos por Lehman que hemos vendido a nuestros clientes asciende a 78,5 MM de euros. El número total de clientes afectados es de 2.767.

Desde nuestro punto de vista lo que más nos preocupa es la repercusión que esta situación puede tener en la plantilla de las agencias y sucursales de Citibank. Como siempre, serán estos compañeros y compañeras quienes tengan que dar la cara ante los clientes afectados, a pesar de que su única “culpa” ha sido vender los productos financieros que los directivos de esta empresa les han ordenado que vendan, como parte de una estrategia de dinero fácil y a corto plazo que ha generado cuantiosos beneficios, eso sí, a unos pocos. Y, por cierto, utilizando una presión enorme sobre las plantillas.

Si bien conocemos la intervención el pasado viernes de Sergio de Horna, a través de una multiconferencia, sobre cómo comunicar la mala nueva a los clientes afectados, nuestra mayor preocupación es la posible repercusión que pueda tener esta situación entre los compañeros de sucursales.

En este sentido reclamamos de la Dirección del Banco su compromiso por escrito de que esta situación no se va a utilizar en ningún caso para sancionar a los trabajadores, utilizando como excusa la no formalización de alguno de los múltiples informes o “citiperfiles” que se deben hacer a los clientes. Al mismo tiempo, debe existir el compromiso de  que se va a dotar a la plantilla de oficinas de las garantías necesarias para abordar los futuros problemas que se puedan originar con los clientes. Porque está claro que los clientes nos harán responsables subsidiarios ya que ha sido el Banco quien ha elegido el tipo de bonos a comercializar y la calidad de sus emisores.

En este momento nos asaltan toda una serie de cuestiones relacionadas con el tipo de negocio que venimos haciendo en los últimos años.
¿Ha sido acertada la estrategia comercial basada casi exclusivamente en la venta de productos de inversión? El sentido común y la historia nos dicen que la diversificación del negocio minimiza los riesgos. Evidentemente, si nos dedicamos al “monocultivo” los riesgos se acrecientan.


¿Ninguno de nuestros directivos y asesores financieros han sido capaces de anticipar lo que al final ha ocurrido con Lehman Brothers? ¿Alguna responsabilidad tendrán? Está claro que el método de análisis financiero ha fallado o  simplemente no ha existido, basarse sólo en las Agencias de Calificación está demostrado que es un gran error.

Y a partir de ahora, ¿A qué nos vamos a dedicar? ¿Va a continuar la presión para seguir vendiendo “notas” a pesar de la inestabilidad manifiesta que vive el mercado o, por el contrario, aprenderemos de nuestros errores y se producirá un cambio de rumbo?

Nuestra opinión es que si hasta ahora ya era bastante difícil vender a los clientes este tipo de productos, a partir de ahora va a ser casi misión imposible.

La sección sindical de COMFIA-CC.OO. estará, como siempre, a vuestra disposición para que nos hagáis llegar cualquier situación de injusticia que se pueda producir a raíz de la coyuntura actual.

Seguiremos trabajando, seguiremos informando.


22 de septiembre de 2008