FAST & PRECARIOUS. A Todo Riesgo. Salarios bajos, estrés, ansiedad, contratos basura... ¿Te jugarías tú la vida por esto?


FAST & PRECARIOUS. A Todo Riesgo

“El trabajo de repartidor es una locura. Nos obligan a hacer un mínimo de pedidos por hora, entre 3 o 4, así que no nos queda otra que correr. No nos dan los equipos de protección adecuados, muchos incluso los compartimos. Algunos llevamos GPS en el brazo... y todo sin importar que llueva, nieve o haga sol” Raúl, repartidor pizzería.



pdf
print
pmail

Riders y repartidores nos jugamos la vida cada día, trabajamos con unas condiciones de seguridad pésimas que, combinadas con velocidad hacen una mezcla muy peligrosa. Podríamos ir más despacio, pero la consecuencia directa sería ganar menos dinero y nuestro sueldo no es de los que dan para vivir dignamente, en muchos casos no llegamos al SMI.

Los repartidores somos el ejemplo más extremo de cómo se trabaja en el sector de la comida rápida. La velocidad y la precariedad son dos características que describen todos los puestos de trabajo del sector. 

“Trabajamos a un ritmo muy alto y el estrés hace que nos expongamos más al riesgo de resbalones, cortes, quemaduras… y encima fuerzas la postura y terminas yéndote a casa con dolores todos los días” Ruth, cocinera restaurante comida rápida. 

La política empresarial es pedir más por menos. Más carga de trabajo, más deprisa. 

Menos personal, menos horas contratadas, menos salario. 

El contrato tipo en el sector es temporal a tiempo parcial de muy pocas horas a los que se añaden horas complementarias que no se consolidan en contrato. Este recurso de las horas complementarias se utiliza de forma excesiva y con una flexibilidad total en beneficio de la empresa. Esto se traduce en grandes tasas de rotación en los centros de trabajo e inestabilidad e inseguridad laboral y económica para las plantillas.

“Con un contrato de 20 horas no da, no llego. Y todos sabemos lo que pasa con las horas complementarias, es el juego del premio y el castigo. No solamente no sé cuánto voy a cobrar este mes sino que no sé cuándo voy a trabajar.” Carmen, trabajadora de una hamburguesería.

El contrato medio del sector es de 16 horas, lo que supone un sueldo de 394,88 €

Desde CCOO apostamos por la organización de todos y todas las trabajadoras que cocinan, sirven o reparten comida rápida. Organización y unión son el único camino para poder luchar por unas condiciones de trabajo dignas. Por no jugarnos la vida ni la salud física y mental, por tener unos contratos de trabajo dónde se vean reflejadas las horas que trabajamos realmente, por tener una estabilidad laboral y económica. Por dejar de ser trabajadoras y trabajadores pobres.

Burger King, Tagliatella, Muerde la Pasta, Domino ´s Pizza, Telepizza, Foster Hollywood, Vips, Rodilla, KFC, Tommy Mels, MacDonald´s…

!No somos trabajadores ni trabajadoras Low Cost!


banner afiliacin