Archivado en Comunicados, Condiciones de trabajo

22/09/ 2016 Lo de este verano no tiene nombre, sólo podía traer como consecuencia el CAOS en las oficinas

SIN NOMBRE



Estamos de acuerdo, lo de este verano no tiene nombre. Y no se puede achacar a falta de previsión o falta de conocimiento, sólo podía traer como consecuencia el caos en las oficinas y un perjuicio claro a la un perjuicio claro a la atención que podemos dar a nuestra clientela. La empresa es la principal responsable de todo esto, pero también quienes han colaborado con ella en la firma de un ERTE injustificado e innecesario, que no solo perjudica a la plantilla, sino también al negocio.