A fecha de 6 de marzo de 2020, justo antes del estado de alarma, donde la Empresa era contraria a la implantación del teletrabajo, a la fecha actual, donde hay en torno a 200 personas teletrabajando (según datos facilitados por la empresa), hemos de reconocer que se ha avanzado un cierto camino. De hecho, en las reuniones de la Comisión de Seguimiento del ERTE, la Empresa reconoce que el teletrabajo ha venido para quedarse.

La desconfianza era uno de los principales hitos que ha ido cayendo; las plantillas que ha tenido que teletrabajar, ha demostrado su profesionalidad. Hemos de tener en cuenta que el teletrabajo ha sido una imposición de las circunstancias, que ha tenido como objetivo evitar los contagios por coronavirus, he aquí que, más que ser el fruto de una negociación sobre las fórmulas de organización del trabajo ha sido una fórmula profiláctica para garantizar la salud en el trabajo y la continuidad del negocio



pdf
print
pmail

Por eso mismo hemos de distinguir entre las propuestas que desde hace años CCOO llevamos trasladado a la Empresa para implantar y regular el teletrabajo y esta nueva forma de teletrabajo, sobrevenida. En esta nueva realidad, Empresa y trabajadores se han visto abocados a aceptar el teletrabajo, conscientes que se abría una nueva forma de organización del trabajo que, finalmente, se ha visto positiva; aunque es necesario un acuerdo que garantice su continuidad una vez superada la actual coyuntura. Se ha de reconocer también el inmenso trabajo que ha supuesto para el personal del departamento de informática tener que adaptarlo, partiendo de cero.

 

Pese a reconocer el esfuerzo que ha realizado la Empresa para adaptarse a esta nueva situación, teniendo en cuenta el volumen total de la plantilla de Race, el porcentaje de trabajadores/as que está teletrabajando está solamente en torno a una cuarta parte. Una cantidad que consideramos aún insuficiente, más teniendo en cuenta que RACE es una empresa puntera en la digitalización de sus servicios. Como consecuencia, aún muchas personas trabajadoras que tienen a su cuidado personas vulnerables o que viven lejos del centro de trabajo y tienen que hacer uso del trasporte público se están quedando sin acceso al teletrabajo, con el consiguiente riesgo.

 

Recordemos que, una vez prorrogados por el Gobierno hasta el 30 de septiembre los ERTE´s, nuestro acuerdo particular en RACE queda también prorrogado con todas sus particularidades, entre ellas, el compromiso de la Compañía de maximizar en todo lo posible los puestos de teletrabajo, especialmente para los supuestos señalados en el citado acuerdo.

 

Según la información que nos han facilitado, Telefónica, el proveedor de servicios de comunicación de la empresa, estaría en disposición de ampliarnos el ancho de banda y así poder disponer de más puestos de teletrabajo, pero para ello la Compañía tendría que adaptar algunos de sus equipos para que soporten esta mayor capacidad. La Compañía debería considerar estas mejoras como una inversión necesaria para adaptarse a una nueva realidad, a la que ya se están adaptando la mayoría de las empresas de nuestro entorno.

 

Todos estamos pendientes de la anunciada regulación del teletrabajo, pese a ello, somos conscientes que, en todo caso, el Gobierno regulará ciertos aspectos del teletrabajo como la seguridad y salud, la formación u otros, pero siempre dentro del marco de la voluntariedad de las partes. Por tanto, el trabajo desde casa, solamente puede ser fruto de un acuerdo entre las dos partes, ninguna tiene derecho a imponerlo a la otra.

 

Pese a todo esto, no podemos obviar la situación de crisis actual. El Gobierno ha puesto en marcha una importante cantidad de normativas para proteger a las personas trabajadoras y a las empresas y salvaguardar la economía. Para eso ha facilitado que a través de los ERTEs ligados al COVID-19 los trabajadores puedan mantener el empleo y las empresas puedan exonerarse de buena parte de los seguros sociales de éstos. Race va ahorrar importantes cantidades de dinero gracias a estas exoneraciones, por lo que es de recibo que aumente sus esfuerzos en ampliar su de teletrabajo de una manera más notable, especialmente a las personas señaladas en el acuerdo de los ERTE´s.