Agua caliente y nueva instrucción para evitar atracos




pdf
print
pmail

CC.OO. reclama agua caliente en todos los centros.

Recientemente, Bankia decidió suprimir el agua caliente en los centros de trabajo. Esta iniciativa se produce de manera sorpresiva, unilateral, indiscriminada, sin estudios previos ni comunicación al Comité Estatal de Salud. Una vez más, pues, nos encontramos ante la peor manera de hacer las cosas, como parece que viene siendo costumbre en la nueva realidad que es Bankia.

En nuestro trabajo diario tenemos, sin embargo, un contacto directo con multitud de agentes patógenos, como los gérmenes y bacterias que están presentes en los billetes de circulación ordinaria. A su vez, y por poner otro ejemplo, el agua caliente es imprescindible para realizar una limpieza de las instalaciones correcta y con unas mínimas garantías de eficacia y seguridad (suelos mojados), tanto en las oficinas como en los servicios centrales. En definitiva, CC.OO. consideramos que el agua caliente no es un lujo prescindible, sino un elemento sanitario e higiénico de primer orden.   

En consecuencia, y conforme a lo establecido tanto en el Real Decreto 486/97 como en el Código Técnico de Edificación, en materia de habitabilidad, seguridad y salud en los lugares de trabajo, CC.OO. ha reclamado a Bankia una vuelta a la situación anterior, para que todos los centros de trabajo dispongan de agua caliente, como elemento higiénico y sanitario.

La nueva instrucción para prevenir atracos aumenta el riesgo para las y los empleados. 

El Departamento de Seguridad de Bankia ha distribuido en una parte de la red comercial (fundamentalmente Madrid y Castilla la Mancha) una nueva instrucción para la prevención de atracos que consiste en que “la caja de transferencia de efectivo sólo podrá abrirse a partir de las 9 horas”; recomendando asimismo “aplicar distintas rutinas en cuanto a la hora de apertura, a fin de evitar que terceros ajenos a la oficina puedan determinar el espacio horario en que se procede al traslado de las remesas desde la caja de transferencia hasta otros dispositivos de retardo”.

En el origen de esta iniciativa se sitúa un ligero aumento de los atracos a primera hora de la mañana, antes incluso de la apertura al público, momento en que las y los encargados de estas tareas procedían a trasladar el efectivo depositado por los blindados en la caja de transferencia hacia otros dispositivos: caja fuerte, cajeros automáticos, submostrador, etc.

No obstante, hay algo que no cuadra y que sorprende en esta decisión unilateral de la empresa. En efecto, a fin de intentar evitar que se sigan produciendo atracos a primera hora, lo que se indica ahora supone a todas luces un aumento del riesgo y probabilidades de atraco, con el consiguiente descenso en el nivel de seguridad para las y los empleados (y para la clientela), puesto que el traslado y manejo del efectivo se realizará ahora con público alrededor o cerca; y en un rango horario mucho mayor (en algún momento a lo largo de toda la mañana).

Podemos asumir la dificultad de “dar con la tecla” en un asunto tan delicado y resbaladizo como la prevención de atracos, pero creemos que Bankia se equivoca con esta instrucción. De hecho, esta iniciativa podría transmitir la sensación de que para la empresa prima más la seguridad del efectivo que la de las personas. Queremos aclarar que :

- Estamos en definitiva ante una instrucción de la empresa, que podremos denunciar o discutir, pero que en este caso hay que acatar y cumplir.

- Bankia nos ha señalado, no obstante, que se trata de una medida transitoria, por lo que en un momento determinado puede (y debe) ser revisada.

- No se puede sancionar a nadie por cumplir las normas, por lo que cualquier incidencia acontecida al empleado o empleada por la aplicación de esta instrucción de Seguridad, no puede tener consecuencia laboral alguna.  

Febrero, 2012