Intervención de CCOO en la Junta de Accionistas de Bankia


Si Bankia considera que nuestra plantilla la componen meros números, robots a los que exprimir sin tener en cuenta su salud, sus circunstancias o la conciliación laboral y personal, entonces el único calificativo que merece su gestión, en cuanto a las personas, es el de nefasta.


pdf
print
pmail

Buenos días Sr. Presidente, señoras y señores del Consejo, señores y señoras accionistas.

Soy Manuel García, trabajador de Bankia y me dirijo a esta Junta General en nombre de un grupo de accionistas que han delegado en mi persona la intervención y la emisión de voto en la misma, por iniciativa de Comisiones Obreras.

Hace un año subía a esta tribuna en pleno ERE y solicitaba una gestión adecuada del Acuerdo. Valoramos positivamente que se haya alcanzado el objetivo principal de CCOO, que era respetar la voluntariedad del proceso, pero lamentamos la falta de voluntad de Bankia para gestionar eficientemente el problema de la mayoría de las personas que tienen solicitado el RETORNO a sus lugares de origen y que no se haya dado solución al mismo.

Tampoco, en el marco de las nuevas contrataciones que se están produciendo, se ha tenido voluntad para aprovechar esta situación y resolver el problema de este colectivo.

Existe una razón y una gran asignatura pendiente que tiene Bankia: la inexistente gestión de personas.

Sr. Presidente, le felicitamos por los resultados obtenidos en el 2018, pero hay un punto importante que siempre se olvida en estas juntas de accionistas, centradas en la productividad, en el beneficio y en los resultados. Me refiero precisamente a los principales causantes de ese beneficio y resultados, la PLANTILLA, en mayúsculas.

Si Bankia considera que nuestra plantilla la componen meros números, robots a los que exprimir sin tener en cuenta su salud, sus circunstancias o la conciliación laboral y personal, entonces el único calificativo que merece su gestión, en cuanto a las personas, es el de nefasta.

Hay que suprimir definitivamente las prolongaciones de jornada y las innumerables reuniones fuera de horario, la mayoría innecesarias, implantando el registro horario obligatorio y dotando a los equipos del personal suficiente que termine con la escasez de plantilla crónica que sufrimos.

La formación obligatoria debe realizarse en horario laboral para posibilitar la conciliación familiar.

Los objetivos deben ser realistas, alcanzables y motivantes y no todo lo contrario.

Por cierto Sr. Presidente, ¿por qué Bankia considera que un 9 en la valoración personal es una muy buena nota y, sin embargo, un 9 en los objetivos del centro es una nota mediocre? ¿No le parece extraño que la valoración personal sea superior a medida que se asciende en el escalafón?

A fecha de hoy todavía tenemos pendiente la homologación de numerosas condiciones de la plantilla origen BMN, como por ejemplo la carrera profesional y la póliza sanitaria.

Por no mencionar las diferencias de condiciones que aún hoy siguen existiendo en la plantilla en función de su origen, como es el caso de la Previsión Social Complementaria o la equiparación salarial.

Por último, no quiero dejar de comentar la lamentable imagen que Bankia proyecta al exterior con la fotografía del Comité de Dirección, once hombres y una mujer, después del reciente nombramiento de cuatro nuevos miembros, todos ellos hombres, que refleja perfectamente el techo de cristal al que se enfrentan las mujeres a medida que ascienden en el escalafón de esta empresa.

Hace un año denunciábamos aquí mismo que está situación era socialmente inaceptable y solicitábamos avances reales en el Plan de Igualdad.

Es injustificable que Bankia no apueste definitivamente por el talento femenino, la igualdad real y la conciliación de la vida personal y laboral.