Bankia fomenta la inquietud en Navidad


Esta valoración profesional de la plantilla es inoportuna.


pdf
print
pmail

Continúa la Valoración del Perfil Profesional-VPP, una iniciativa que la empresa ha puesto en marcha de forma unilateral para "valorar la actuación de los profesionales durante el último año". En concreto, el 1 de Diciembre terminó la fase denominada "Conversaciones de Supervisión" en la que "las valoraciones descendentes se dan a conocer a los responsables".

Aunque en ningún momento queda reflejado que los responsables de los valoradores intervengan en el proceso, más que para conocer las valoraciones realizadas, ahí están los Directores de Zona (y Directores de Área, en el caso de Servicios Centrales) metiendo el lápiz y bajando las valoraciones efectuadas por los directores y directoras, que son quienes han convivido y trabajado con las personas evaluadas durante todo el año. Opinando en definitiva sobre lo que no les corresponde y haciendo de menos a los responsables de los centros de trabajo, con el beneplácito y el Vº Bº implícito de RR.HH., Direcciones Territoriales?

Eso sí, ya se encargan ellos de que en las evaluaciones ascendentes no haya sorpresas y sean las que tienen que ser. ¿Qué les parecería a los DZ y Directores de Área que los Directores de oficina y de departamento consultaran la evaluación ascendente con sus plantillas e incorporaran las evaluaciones a la baja que estas pudieran proponer?.

Como ya señalamos en nuestro comunicado de 6 de Noviembre, esta VPP unilateral de la empresa produce una inevitable confusión con la Valoración Profesional-V3 del Sistema de Retribución Variable (SRV), al ser consecutivas en el tiempo (cuando acabe la VPP empieza la V3) y al utilizarse contenidos y una terminología muy similar. De hecho, en 2014 otra VPP como esta contaminó la Valoración anual V3 del SRV y sirvió para efectuar a la plantilla una drástica valoración a la baja, con el consiguiente impacto económico.

La VPP de la empresa también carece de garantías para las personas, pues solo participan como meros oyentes de las opiniones de sus responsables. Pero lo peor es lo inoportuna que resulta esta iniciativa, a las puertas de la integración con BMN, lo que da lugar a especulaciones sobre las verdaderas intenciones de la empresa.

Cabe preguntarse, en efecto, para qué sirve y qué finalidad real tiene esta VPP... De momento para generar malestar, inquietud y preocupación en la plantilla. Bankia recibe la Navidad con muy mal gusto.