Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Carrera profesional

Circular CC.OO. en Grupo Banco Popular
abril 2008

Política Disciplinaria
EL RIESGO Y LA SANCIÓN


Desde CC.OO., una vez más hemos de manifestar lo imprescindible que resulta para los trabajadores tanto el atenerse a la norma como el control estricto del riesgo. La falta de dotación de personal en la oficina o la exagerada carga de trabajo, por no citar más circunstancias, pueden impedir la consecución de objetivos; pero saltarse las normas es el camino más seguro para perder nuestro puesto de trabajo o, en el menos malo de los casos, para poner en peligro nuestro desarrollo profesional.



pdf
print
pmail

 

Parece que los años de bonanza en nuestro país van dando paso a otro periodo menos afortunado. Son conocidas, además, las turbulencias que afectan al sector financiero y, por tanto, al Popular. Es más complicado hacer crecer el negocio, hay que controlar bien el riesgo, vigilar la morosidad...

Este contexto problemático exigirá, sin duda, un mayor esfuerzo a los profesionales bancarios, que deberán extremar el cuidado para que las circunstancias de riesgo no acaben afectando también a sus condiciones laborales. Demasiados empleados han sido sancionados por una gestión no adecuada, siendo muchos los que han tenido que dejar esta casa en pasados tiempos, y eso que aun no habían llegado las dificultades que estamos viendo.

Desde CC.OO., una vez más hemos de manifestar lo IMPRESCINDIBLE que resulta para los trabajadores tanto el ATENERSE A LA NORMA como el control estricto del riesgo. La falta de dotación de personal en la oficina o la exagerada carga de trabajo, por no citar más circunstancias, pueden impedir la consecución de objetivos; pero SALTARSE LAS NORMAS es el camino más seguro para PERDER NUESTRO PUESTO DE TRABAJO o, en el menos malo de los casos, para poner en peligro nuestro desarrollo profesional.

Este sindicato, por cierto, ha manifestado a la Dirección del Grupo su absoluto rechazo al procedimiento que se sigue en el banco en las sanciones disciplinarias, pues se evita la averiguación de la condición de afiliado sindical del empleado concernido. De este modo se evita igualmente la intervención de su sindicato antes de la imposición de cualquier medida disciplinaria, algo a lo cual tiene derecho cualquier persona afiliada. El resultado, obviamente, es que el trabajador queda en situación de indefensión.

En todo caso, es aconsejable que todas las personas que puedan verse afectadas por un proceso de este tipo puedan contar con el ASESORAMIENTO ADECUADO, sobre todo en momentos que a veces comportan cierta tensión. Poner en conocimiento de tus representantes de CC.OO. estas circunstancias, DE MODO PREVIO A CUALQUIER ACTUACIÓN AL RESPECTO Y ANTES DE FIRMAR DOCUMENTO ALGUNO puede salvar TU PUESTO DE TRABAJO.

Abril de 2008