CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

Al铆-Bab谩 y los cuarenta ladrones (2)


05 11 03 Detalle de las 煤ltimas denuncias que hemos interpuesto. Como ver茅is, la mentira y la prepotencia son su modus operandi, el todo vale en sus decisiones. (PDF:Cat. / Cast.)


AL脥-BAB脕 Y LOS 40 LADRONES (2)


Este es el segundo comunicado de la serie que os anunciamos respecto al estado actual de las relaciones laborales. Aqu铆 os explicamos con detalle las 煤ltimas denuncias que hemos interpuesto. Como ver茅is, la mentira y la prepotencia son el modus operandi de estos 聯terroristas de guante blanco聰, el todo vale en sus decisiones. Ocultan datos sobre las bajas y sobre el destino del dinero que el Estado abona al banco para los trabajadores y las trabajadoras en baja laboral. PROBLEMAS CON LAS BAJAS Hemos denunciado a la Inspecci贸n de Trabajo la ocultaci贸n de datos y la interpretaci贸n interesada de la Ley que la empresa practica con respecto a la situaci贸n de los trabajadores de baja por incapacidad transitoria. La Ley de la Seguridad Social establece que las entidades colaboradoras que gestionan las bajas de su personal tendr谩n un ahorro del 5% en el pago de las cuotas a la SS. Ese dinero se ha de destinar a mejorar las prestaciones econ贸micas de las trabajadoras y trabajadores en situaci贸n de Incapacidad Transitoria, lo que, en nuestro caso, implica complementar el 75% y 50% de salario del segundo y tercer a帽o de incapacidad transitoria. Es lo que ha hecho el banco hasta hace dos a帽os, momento en que deciden quedarse con el dinero que el Estado les da para esos trabajadores y trabajadoras, neg谩ndose a demostrarnos su nuevo uso. Tampoco cumplen los acuerdos en diversos apartados sobre pensiones y provocan la infradotaci贸n del plan INCUMPLIMIENTOS EN EL PLAN DE PENSIONES Tambi茅n hemos denunciado ante la Direcci贸n General de Seguros la negativa de la empresa a dotar el compromiso por pensiones de los pluses voluntarios B-05 y E-07 del personal administrativo, de los t茅cnicos que no firmaron el contrato de seguro colectivo ofertado en el 2001 y de los componentes del extinto colectivo AZ. As铆 mismo, y con relaci贸n al colectivo AZ, hemos presentado denuncia ante la Inspecci贸n General de Trabajo por el incumplimiento del Acuerdo del 93, que establece que a este colectivo se le han de aplicar las mismas condiciones que al colectivo A. (De hecho ya existen sentencias individuales favorables a los trabajadores y las trabajadoras que han demandado el car谩cter pensionable de estos pluses). Est谩n traspasando todo el voluntario al B-50, un plus absorbible, compensable y no pensionable, a trav茅s de infantiles estrategias de ocultismo ELIMINACION SUBREPTICIA DE PLUSES M谩s vergonzoso y grave es que el banco env铆a, cada mes a un sindicato diferente, una lista de personas, empleados y empleadas de los colectivos anteriores, a los que les traspasa los importes que perciben en el B-05 y E-07 al B-50, que es un concepto retributivo no pensionable. Con prepoten-cia y abuso, comunican a estos trabajadores que les modifican el salario por el "art. 41" que es lo mismo que decir "porque me da la gana", cuando el motivo real es eludir sus compromisos de pensi贸n. Por otra parte, con la "artima帽a" de comunicar las modificaciones cada mes a un sindicato difer-ente, nunca a todos a la vez (con la esperanza de que no nos demos cuen-ta), pretende defraudar la Ley que obliga a una negociaci贸n previa cuando se llevan a cabo modificaciones colectivas. Evidentemente, tambi茅n hemos denunciado a la Inspecci贸n de Trabajo este intento de fraude. Deciden 聯compensar聰 el enorme esfuerzo de la plantilla del Herrero en la implantaci贸n del SIBIS con 4 d铆as de licencia que, como pasa con las vacaciones, muy pocos podr谩n hacer. Es otro alarde de su c铆nica generosidad con la que se ahorran un pago justo mientras cargan cualquier esfuerzo, una vez m谩s, sobre los trabajadores y las trabajadoras OBTENER RESULTADOS CON EL SACRICIO DE LOS DEMAS Con la misma obsesi贸n de ahorrar a nuestra costa, han llevado a cabo la implantaci贸n del SIBIS en el antiguo Herrero. Los empleados y empleadas han visto como su jornada se ampliaba hasta 10 y 11 horas diarias desde el mes de mayo, lo que ha supuesto graves problemas de salud a varios empleados y empleadas. Para comprender la dimensi贸n del problema hay que tener en cuenta que las dimensiones de plantilla, operativa, sistemas, etc. son completamente diferentes a las del Sabadell, con numerosas oficinas con s贸lo 2 y 3 personas. En consecuencia, el cambio de plataforma ha significado una aut茅ntica debacle para el personal. La negativa del banco a pagar la extensi贸n de jornada nos llev贸 a la v铆a judicial y ya se ha recibido el acta de la Inspecci贸n de Trabajo y la correspondiente propuesta de sanci贸n a la empresa por no presentar el control de las horas realizadas. Desgraciadamente, eso no le obliga a pagar las horas extras (deben denunciar las personas afectadas) y para la empresa es facil铆simo abonar la multa y seguir incumpliendo la Ley y vulnerando nuestros derechos. Aunque existe una propuesta de compensar las horas extras con 4 d铆as de licencia retribuida, todos sabemos que la presi贸n laboral diaria y la falta de suplencias impide, en la mayor铆a de casos, que las personas puedan llegar a disfrutar de esa supuesta y generosa compensaci贸n. As铆, cada a帽o se pierde una importante cantidad de d铆as de vacaciones o licencias por la imposibilidad real de disfrutarlas, raz贸n 煤ltima de no aceptar pagar en met谩lico la extensi贸n de jornada y de su cinismo con la mencionada compensaci贸n. Y m谩s ahorro para el banco: deciden no pagar los desplazamientos hasta 25 km. Salt谩ndose nuevamente la legalidad, por supuesto NI UN CENTIMO EN 25 KM Otra "original y novedosa" medida para ahorrar costes ha sido la publicaci贸n del Manual de la aplicaci贸n de la pol铆tica de gastos. Aqu铆 deciden que para ahorrar no pagar谩n ning煤n tipo de gasto de desplazamiento a los empleados y empleadas que movilicen en un radio de 25 km., incumpliendo el Convenio, lo que no s贸lo har谩n a partir de la publicaci贸n de dicho documento, sino que con efectos retroactivos han dejado de pag谩rselo a muchas personas que ven铆an percibi茅ndolo, incluso cuando el abono se basaba en un compromiso por escrito de la propia empresa. Dicha publicaci贸n tambi茅n est谩 impugnada por tratarse de una modificaci贸n de car谩cter colectivo no negociada con los representantes de los trabajadores y trabajadoras.


Noviembre de 2003

(Acceder al primer escrito de esta serie)-->Noticia