CCOO Federación Servicios

Logo 1

Prisión y un millón de euros por un accidente laboral

Prisión y un millón de euros por un accidente laboral


Un juez falla contra un empresario por varias negligencias que dejaron a una trabajadora en estado vegetativo

 

 Un empresario ha sido condenado a dos a√Īos de c√°rcel y a pagar 935.000 euros a una trabajadora que ha quedado en estado vegetativo irreversible tras sufrir una descarga el√©ctrica en una empresa de Arganda del Rey.

El juez, Jos√© Enrique S√°nchez-Paulete, ha condenado al empresario por un delito de riesgo en concurso y otro contra los derechos de los trabajadores. En la sentencia, el magistrado describe las graves anomal√≠as y negligencias que propiciaron estado de Ana Bel√©n H. H., que ten√≠a 18 a√Īos cuando sufri√≥ el accidente.

La sentencia es recurrible ante la Audiencia de Madrid. La Fiscal√≠a de Delitos Laborales del Tribunal Superior de Madrid avanza que, en caso de que la Audiencia confirme el fallo, el acusado, Luis Fern√°ndez Mu√Īoz, deber√° "garantizar" el pago de toda la indemnizaci√≥n si quiere eludir la c√°rcel. Lo habitual es aplicar la suspensi√≥n de las condenas inferiores a dos a√Īos de c√°rcel si el acusado carece de antecedentes penales. Pero se trata de una decisi√≥n discrecional de los jueces. "Si el empresario no paga la indemnizaci√≥n o la chica deja de percibir un solo mes su asignaci√≥n, pediremos que cumpla la pena", advierte el fiscal Pedro Mart√≠nez.

La v√≠ctima no habla, no anda y s√≥lo es capaz de realizar leves movimientos. Es decir, necesita cuidados de por vida. El juez, de hecho, ha fijado una indemnizaci√≥n de 785.000 euros, por un lado, y el pago vitalicio de 1.666 euros mensuales, con un l√≠mite de 150.000 euros. Como responsable civil subsidiaria ha sido declarada la compa√Ī√≠a aseguradora Plus Ultra. UGT actu√≥ como acci√≥n popular.

La sentencia, que ha dictado el Juzgado de lo Penal n√ļmero 2 de Alcal√°, declara probado que sobre las 8.15 del 1 de julio de 1998 se produjo una alarma en la m√°quina 12 de la empresa Manufacturas Pl√°sticas el As, de Arganda. Una de las piezas de la m√°quina hab√≠a quedado bloqueada. Al abrir una puerta para ver qu√© ocurr√≠a dentro, Ana Bel√©n recibi√≥ "una descarga el√©ctrica de baja intensidad". Grit√≥, camin√≥ unos metros y cay√≥ al suelo debido a un s√≠ncope. No est√° del todo claro a que se debi√≥ la derivaci√≥n el√©ctrica. El juez lo atribuye "a la ausencia, puenteo o incorrecto funcionamiento del diferencial que salvaguardaba el circuito el√©ctrico en el que operaba dicha m√°quina".

Tras analizar los informes periciales, el juez llega a "una conclusi√≥n desoladora" sobre el estado de la empresa y la maquinaria. Por ejemplo, en la empresa hab√≠a un delegado de prevenci√≥n de riesgos laborales, pero ni siquiera √©ste hab√≠a recibido la oportuna formaci√≥n sobre los peligros que entra√Īaba la maquinaria. Seg√ļn el fallo, los trabajadores estaban "en contacto directo" con m√°quinas que requieren electricidad de baja intensidad.

Para evitar una descarga el√©ctrica, la √ļnica medida de protecci√≥n que ten√≠an "eran los diferenciales" de las m√°quinas. Pero no era as√≠. Seg√ļn el juez, los diferenciales estaban "puenteados". Y lo estaban "en el entendimiento de que, como saltaban mucho, estaban estropeados, eliminando as√≠ la √ļnica protecci√≥n".

La realidad es que cuando un diferencial salta, explica el juez, no es porque est√° estropeado, sino "porque est√° cumpliendo su funci√≥n". Los peritos hablaron en el juicio de la posibilidad de que alg√ļn cable estuviese en contacto con la cinta transportadora de la m√°quina 12, lo que explicar√≠a que, por un lado, "saltasen mucho los diferenciales" y, por otro, la descarga el√©ctrica.

El Pais