CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

La CSI por la refundaci贸n del movimiento sindical internacional


Del uno al tres de noviembre se celebr贸 en Viena el Congreso constituyente de la Confederaci贸n Sindical Internacional (CSI). Fue elegido secretario general de la nueva organizaci贸n Guy Ryder, que ocupaba el mismo puesto en la Confederaci贸n Internacional de Organizaciones Sindicales Libres (CIOSL), y presidenta la australiana Sharan Burrow.


El Congreso eligi贸 un Consejo General de 79 miembros, entre los que se encuentra el secretario general de CC.OO., Jos茅 Mar铆a Fidalgo. Un acuerdo pol铆tico previo estableci贸 que, en el Congreso fundacional, 50 de los miembros fueran propuestos por la CIOSL, 15 por la CMT, 5 por las no afiliadas (dos de sus puestos quedaron vacantes a la espera de nuevas incorporaciones), 7 por el Comit茅 de Mujeres y 2 por el de J贸venes. El Consejo General, en su primera reuni贸n celebrada al t茅rmino del Congreso, eligi贸 un Bur贸 Ejecutivo de 25 miembros. Igualmente eligi贸 como presidentes adjuntos a Michael S枚mmer (DGB/CIOSL, Alemania) y Luc Cortebeeck (CSC/CMT, B茅lgica) y como secretarios generales adjuntos a Mamounata Ciss茅 (CIOSL) y Jaap Wienen (CMT).

De esta manera ha culminado un proceso iniciado hace dos a帽os, cuando los secretarios generales de la CIOSL y de la Confederaci贸n Mundial del Trabajo (CMT), Guy Ryder y Willy Thys, hicieron p煤blico su voluntad de iniciar conversaciones entre ambas organizaciones de cara a su fusi贸n, al mismo tiempo que invitaban a otras centrales nacionales, sin afiliaci贸n internacional, a incorporarse a la fundaci贸n de la nueva central. As铆, como se subray贸 en el Congreso de Viena, la CSI no ha pretendido s贸lo la fusi贸n de las dos internacionales sino la 聯refundaci贸n del movimiento sindical internacional聰.

Las organizaciones de la CSI

La nueva internacional cuenta con 306 centrales sindicales de 154 pa铆ses que suman un total de 168 millones de trabajadores y trabajadoras afiliados. Para la incorporaci贸n de las centrales 聯independientes聰 se cre贸 un Comit茅 de Enlace que reuni贸 a los representantes de una quincena de centrales con los secretarios generales de la CIOSL y la CMT y el ex - secretario general de la CES, Emilio Gabaglio, que ha desempe帽ado un importante papel como mediador en la resoluci贸n de los problemas que ha habido que resolver para crear la nueva internacional. Las ocho centrales no afiliadas que han participado en la fundaci贸n de la CSI son: CGT (Francia), OPZZ (Polonia), CTA (Argentina), CUT (Colombia), TUC-N (Nigeria), UNTA-CS (Angola), FISEMA (Madagascar) y GEFONT (Nepal). Entre las que tienen pendientes debates internos para su incorporaci贸n destacan: CGTP-IN (Portugal), CGTP (Per煤) y PIT-CNT (Uruguay).

El Congreso aprob贸 el acuerdo entre la CSI y nueve de las diez federaciones sindicales internacionales (FSI) -todas a excepci贸n de la FITIM, del metal- para crear el Consejo Mundial de Global Unions, formado por tres representantes de cada una de las organizaciones mencionadas y otros tres del Comit茅 Consultivo Sindical de la OCDE (TUAC), cuya funci贸n ser谩 la coordinaci贸n de la acci贸n sindical internacional entre todas sus componentes. Los representantes de las FSI ser谩n invitados tambi茅n a las reuniones del Consejo General de la CSI. En opini贸n de CC.OO., y de muchas otras centrales sindicales, esta f贸rmula no resuelve satisfactoriamente la articulaci贸n de las ramas sectoriales en la nueva internacional. Puede servir como etapa intermedia hacia una integraci贸n  respetuosa de la autonom铆a  de las FSI en su 谩mbito de intervenci贸n, modelo que, sin embargo, es rechazado por el momento por las federaciones.

En el plazo de un a帽o deber谩n quedar constituidas cuatro organizaciones regionales: 脕frica, Asia-Pac铆fico, las Am茅ricas y Europa. Si en las dos primeras regiones la decisi贸n est谩 tomada, persisten algunos problemas para su concreci贸n en el continente americano, derivadas de reticencias de la regional de la CMT. La regional europea se llamar谩 Consejo Regional Pan - europeo, y lo integrar谩n la CES, que conservar谩  plena autonom铆a en su 谩mbito, junto con los sindicatos de los pa铆ses balc谩nicos y de los Estados surgidos de la antigua Uni贸n Sovi茅tica, que no son miembros de la CES.

Un nuevo internacionalismo sindical

Por sus valores, principios, objetivos y orientaciones para la acci贸n, reflejados en los Estatutos y el Programa, la CSI expresa la voluntad de construir un nuevo internacionalismo sindical, basado en valores democr谩ticos, de clase y confederales, que suponen una s铆ntesis positiva, superadora de la vieja divisi贸n del sindicalismo internacional en corrientes de ra铆z ideol贸gica (socialdem贸crata, cristiana y comunista, principalmente) que comenz贸 a perder todo sus sentido en la d茅cada de los noventa. Su reconocimiento como interlocutor real por parte de las instituciones multilaterales del sistema de Naciones Unidas (OMC, FMI, BM, 聟) y de las nuevas de 谩mbito regional, y la construcci贸n de una capacidad de acci贸n y organizaci贸n en los sistemas de producci贸n globales (redes de empresas multinacionales, sus filiales, proveedoras y subcontratadas) son los grandes retos de la CSI; este 煤ltimo compartido con las FSI. La articulaci贸n de la acci贸n sindical internacional con la que desarrollan los sindicatos en cada pa铆s y regi贸n es la palanca imprescindible

El reforzamiento del papel mundial de la OIT es otro de los grandes objetivos de la CSI. Su director general, Juan Somav铆a, realiz贸 una de las intervenciones m谩s interesantes al valorar el gran papel que tiene que jugar la nueva central para impulsar el 聯tripartismo聰 y el di谩logo social a nivel internacional. Decenas de intervenciones de los m谩ximos representantes de las organizaciones nacionales, en las que muy mayoritariamente se manifest贸 el compromiso con la nueva organizaci贸n y el car谩cter hist贸rico del evento, ocuparon las sesiones plenarias del Congreso. En su intervenci贸n, Jos茅 Mar铆a Fidalgo subray贸 la importancia de la autonom铆a sindical, de la necesidad de que la CSI y sus regionales coordinen la cooperaci贸n sindical para fortalecer los sindicatos m谩s d茅biles, y pidi贸 que el Consejo General concrete la fecha y las modalidades de una gran Jornada de Acci贸n Mundial por la universalizaci贸n del trabajo decente (salario digno, protecci贸n social b谩sica y derechos fundamentales del trabajo) y el cumplimiento de los Objetivos del Milenio.

En las palabras de clausura, la presidenta Sharan Burrow, encomend贸 al Consejo General, en su sesi贸n del pr贸ximo mes de junio, la aprobaci贸n de la convocatoria de una Jornada Mundial de Acci贸n, cuya realizaci贸n con 茅xito ser铆a la mejor tarjeta de presentaci贸n de la nueva internacional sindical ante los poderes econ贸micos y pol铆ticos del mundo.



Javier Doz
Secretario de Acci贸n Sindical Internacional de la CS de CC.OO