CCOO Federación Servicios

Logo 1

ASAMBLEA GENERAL- I

ASAMBLEA GENERAL- I


El pasado jueves, 22 de junio, se celebró la Asamblea General ordinaria anual de Caja Penedés, y nuestra Sección Sindical, con sus cinco consejeros, hizo dos intervenciones; hoy os transcribiremos la primera, en días sucesivos haremos lo mismo con la segunda.

El pasado jueves, 22 de junio, se celebró la Asamblea General ordinaria anual de Caja Penedés, y nuestra Sección Sindical, con sus cinco consejeros, hizo dos intervenciones; hoy os transcribiremos la primera, en días sucesivos haremos lo mismo con la segunda.

"Señor Presidente, señoras y señores consejeros, señor Director:
Les habla Mario Rifaterra, en nombre de cinco de los representantes de los trabajadores en esta Asamblea, concretamente los que nos reunimos bajo las siglas de CC.OO., pero no somos excluyentes e invitamos a los otras representantes de los trabajadores a sumarse a nuestra reivindicación.
Queremos ahora y aquí explicar porque nuestro voto será negativo al Informe de Gestión.
Hace cinco años hacíamos en este mismo foro un aviso: estaban marchando de nuestra entidad muchos compañeros y compañeras, porque no se sentían bien tratados.
Desde la perspectiva que nos dan estos cinco años transcurridos, debemos lamentar que no tan sólo no se nos haya escuchado sino que la situación ha empeorado notablemente. Nuestra entidad ya NO es un polo de atracción de profesionales, ahora se ganan mejor la vida en otras muchas empresas, algunas de ellas de nuestro propio sector. Y lo que es peor, también encuentran muchas empresas dónde se los trata mejor. Casi cada semana tenemos noticias de algún compañero o compañera que se marcha, en algunos casos piden excedencia, en otras directamente se despiden y marchan, a empresas familiares, al sector privado o a la competencia.
Ahora hay unas empresas de selección de personal muy activas y muy preparadas, que persiguen a nuestros compañeros y compañeras y los tientan continuamente con ofertas difíciles de rechazar. Sin embargo, no hace falta que sean extraordinarias para superar ampliamente el estatus de Caja Penedés. Les supongo conocedores del informe de la revista Fomento de la Producción que hacía una lista de las cajas catalanas por salarios: la última de todas era la nuestra. Y no es válido el argumento de que esto es debido a la expansión, todo lo contrario, la expansión mejora la media de salarios, puesto que todas las nuevas oficinas las abrimos con dos empleados, de los cuales uno, lógicamente, es el jefe de la oficina, por lo tanto, el 50%, Esto por no mencionar los salarios que exigen los trabajadores que contratamos de un mercado dónde somos nuevos del todo.
Son muy pocas las entidades del sector que tengan oficinas con dos empleados. Nosotros tenemos muchas. Y a los compañeros y compañeras de estas oficinas se les exige mucho, y les dan muy poco. ¿Como se puede hacer una tarea comercial mínimamente digna con unas dotaciones de personal tan paupérrimas? Naturalmente, las bajas por estrés y depresión menudean cada vez más. Y vuelve a haber una ofensiva para que alarguemos la jornada, se nos presiona para que hagamos horas extras que, naturalmente, no se pagarán nunca.
CCOO hemos denunciado esta situación a la Inspección de Trabajo, la cual ha requerido a Caja Penedés porque establezca un sistema de grabación del horario. Pero nuestra Dirección prefiere pagar las multas impuestas –que no son las primeras- a tener un sistema de control de las horas extraordinarias, porque esto implicaría pagarlas.
Creen que es mejor presionar porque los trabajadores y trabajadoras prolonguen jornada, aunque sea a expensas de malograr su vida familiar, lo que nos aleja de cualquier empresa moderna, que procura que sus empleados concilien vida familiar y laboral. Pero esto, que los trabajadores y trabajadoras estemos motivados, contentos, felices, lejos de entenderlo como una necesidad, parece que lo entiendan como un lujo que Caja Penedés no se quiere permitir.
Por lo tanto, nosotros que todavía no hemos perdido le esperanza, hacemos un voto de censura a esta Dirección y pedimos otra vez que se dote de más personal a las oficinas, que se piense que el motor que hace funcionar la empresa –la plantilla- es material sensible, y que se está estropeando, continuamente, cada vez más. Tenemos muchas propuestas presentadas a RR.LL. para mejorar el estado de ánimo de este motor: nuestros representados, los trabajadores y trabajadoras de la Caja.
Señor Presidente, señoras y señores consejeros, señor Director, gracias por habernos escuchado"

El Director General nos respondió que se estaba realizando un estudio para comprobar la viabilidad de las dotaciones de personal de la red de oficinas, que la política salarial de la Caixa era de contención, que no era cierto que marchasen tantos trabajadores de nuestra entidad, no más que en otras entidades, que el mercado de trabajo actualmente era así, que en los Estados Unidos ya hace años que todos QUIEREN ir cambiando de trabajo constantemente y que no era verdad que Caixa Penedès no atrajese a los profesionales, la prueba, dijo, era que en las zonas de expansión si que habían profesionales que sí quieren venir a trabajar a Caixa Penedès.

26 de junio del 2006 – com. 20/06

(Ver en PDF)