CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

OBJETIVOS 2006 : PRIMER AVANCE, PRIMEROS ERRORES


Como viene ocurriendo cada a帽o por estas fechas, en diversas reuniones con Directores se han comenzado a avanzar las l铆neas maestras que van a vertebrar los objetivos de los centros de trabajo para el pr贸ximo ejercicio 2006.

Esto, de entrada, no es una buena noticia, ya que el procedimiento para definir los objetivos deber铆a ser m谩s participativo, con una posibilidad de incorporar las aportaciones de los profesionales a las exigencias derivadas de los planes empresariales. Por otra parte, a煤n no se sabe c贸mo va a afectar a los centros de trabajo el nuevo plan que la Entidad prepara para potenciar el negocio relacionado con las empresas, desde el punto de vista organizativo y de una posible migraci贸n de recursos. En estas condiciones, es complicado asignar los objetivos de 2006.

En todo caso, y a la espera de su confirmaci贸n definitiva, los objetivos de las oficinas para 2006 se centran en los grandes bloques que constituyen nuestras fuentes de negocio, as铆 como en los proyectos estrat茅gicos de la Entidad: pasivo, activo, comisiones, seguros y tarjetas, con un acento especial en las inversiones.

En conjunto se plantea una tasa de crecimiento similar a la del presente ejercicio, en torno al 21%, objetivo que en su d铆a fue muy criticado por los profesionales; de hecho, se puede afirmar, sin exagerar, que los objetivos de 2005 se van a alcanzar a pesar de todo: plantillas ajustadas, falta de cobertura de las incidencias en los centros de trabajo, aumento de la competencia, m谩rgenes cada vez m谩s estrechos...

Una de las novedades presentadas en estas reuniones que va a crear m谩s pol茅mica es el nuevo tratamiento de la estacionalidad en la V2. Aunque antes ya exist铆a una consideraci贸n gen茅rica de este factor, ahora est谩 previsto establecer tramos para medir el cumplimiento de objetivos mes a mes, aplicando un coeficiente multiplicador o divisor, seg煤n el caso. Para entendernos, una oficina que no alcance el objetivo asignado para cada mes, durante nueve de los doce meses, se ver谩 penalizada, aunque al finalizar el a帽o s铆 haya conseguido el objetivo, en c贸mputo global.

Establecer la estacionalidad como objetivo, asociado a un sistema de premio y castigo, es desafortunado y revela, adem谩s, falta de previsi贸n y una capacidad limitada para la gesti贸n. En efecto, quien ha pensado este sistema no ha considerado debidamente los muchos condicionantes e imponderables asociados a la gesti贸n comercial, ni las m煤ltiples circunstancias profesionales y laborales que se pueden dar a lo largo de un a帽o en un centro de trabajo.

Las pol铆ticas basadas en el palo y la zanahoria transmiten desconfianza hacia los profesionales. A su vez, la insistencia en trasladar a la V2 todas las ideas luminosas, una tras otra, transmite cierta incapacidad para gestionar con eficacia el negocio y las pol铆ticas comerciales. Son formas de tirar por la calle de en medio, el recurso a lo f谩cil, en lugar de gestionar con criterios constructivos, incluyendo la motivaci贸n de los profesionales, su mayor formaci贸n, su participaci贸n proactiva en el dise帽o y ejecuci贸n de estas pol铆ticas, etc.

Este es un signo m谩s de los tiempos que vivimos: en lugar de dejar que la oficina gestione sus tiempos y sus recursos, aumenta sin cesar el control a los profesionales, a trav茅s de llamadas telef贸nicas, correos electr贸nicos y mediciones de todo tipo. El resultado es que cada vez hay que dedicar m谩s tiempo a gestionar estas exigencias, en detrimento de la labor comercial. Parece que prima la consecuci贸n de objetivos a cualquier precio, y esto se traduce en una presi贸n a帽adida y en una situaci贸n en la que no es f谩cil ofrecer el mejor servicio y calidad de atenci贸n al cliente.

Comprendemos que se valoren la consecuci贸n de buenos resultados, el esfuerzo en este empe帽o y hasta una consecuci贸n de objetivos ordenada a lo largo del a帽o. Pero como esto es algo que no se puede controlar, rechazamos que se pueda castigar en la V2 el incumplimiento estacional de un objetivo. Caso de confirmarse, CC.OO. solicitaremos la retirada de un criterio que puede penalizar a muchos centros de trabajo, porque no es una iniciativa afortunada y a fin de no producir desconcierto y desmotivaci贸n en la plantilla.

Madrid, 21 de noviembre de 2005