CCOO Federación Servicios

Logo 1

La Seguridad Social cierra el 2004 con un superávit de 8.400 millones


El Gobierno destinará 5.000 millones de euros más al fondo de reserva. -La Seguridad Social ha cerrado el 2004 con un superávit de más de 8.400 millones de euros. Esto supone 2.400 millones más de lo inicialmente previsto.

MARIANO GUINDAL - 00:00 horas - 19/04/2005
El Gobierno destinará 5.000 millones de euros más al fondo de reserva. -La Seguridad Social ha cerrado el 2004 con un superávit de más de 8.400 millones de euros. Esto supone 2.400 millones más de lo inicialmente previsto, ya que se había calculado que la desviación al alza representara un 0,7% del PIB, cuando la realidad es que ha superado el 1% debido al fuerte incremento del número de afiliados ocupados, que ha superado las 600.000 personas.
La Seguridad Social ha cerrado el 2004 con el mayor superávit de su historia. Por primera vez los ingresos superaron a los gastos en más de 8.400 millones de euros. Esto ha sido posible gracias al fuerte incremento del número de afiliados ocupados, que ya superan los 17,5 millones de cotizantes, de los que 1,2 millones son trabajadores extranjeros.
La desviación de los ingresos ha sido mayor de la que inicialmente había previsto el Gobierno. El superávit estaba calculado en 6.000 millones de euros, lo que representa el 0,7% del producto interior bruto (PIB), pero la realidad es que al cerrar el ejercicio se ha superado el 1% del PIB. Así, el Gobierno se ha encontrado con 2.400 millones de euros más de lo presupuestado.
Este excedente permitirá al vicepresidente segundo y ministro de Economía, Pedro Solbes, presentar un déficit para el conjunto de las administraciones públicas menor del anunciado, a pesar de haber saneado las finanzar públicas aflorando el llamado "déficit oculto" del anterior gobierno del PP.
De acuerdo con la liquidación de la Seguridad Social, los ingresos se situaron el año pasado en 90.283 millones de euros. De esta cantidad, 83.220 millones corresponden a las cotizaciones que pagan empresarios y trabajadores. A esto hay que sumar los 4.941 millones que corresponden a las transferencias que realiza el Estado para sufragar una pequeña parte de los complementos de mínimos -diferencia que cubre el Estado entre lo que le correspondería al afiliado por lo que ha cotizado y la pensión mínima que fija anualmente el Gobierno-. Finalmente, hay que añadir 2.121 millones de préstamos del Estado (sin intereses) para completar las obligaciones que había asumido la Seguridad Social en materia sanitaria correspondientes al periodo 1995-1999.
Los gastos del sistema público de pensiones se han situado al final del ejercicio pasado en 81.800 millones.De éstos, se han destinado al pago de prestaciones económicas (fundamentalmente pensiones) 80.489 millones; para asistencia sanitaria se han dedicado 1.396 millones. Esto arroja un superávit de 8.398 millones, que se destinarán al fondo de reserva, cuya dotación ya supera los 24.000 millones de euros.
El pasado mes de febrero el Gobierno adelantó una aportación al fondo de reserva de 3.500 millones, y tiene previsto realizar una nueva aportación de aproximadamente 4.900 millones. Con esta cantidad adicional, la dotación del fondo de reserva alcanzará cerca de 30.000 millones de euros, incluidos los intereses que se están generando y que tienen una rentabilidad media del 3,6%. La mayor parte de este dinero está colocada en renta fija nacional.
Según las previsiones realizadas por los técnicos del Ministerio de Trabajo, tal como está evolucionando la recaudación en los tres primeros meses del presente ejercicio, se estima que el ejercicio 2005 podrá acabar con un superávit superior a los 10.000 millones de euros. Este fuerte incremento se debe en buena parte al proceso de regularización de emigrantes ilegales. Actualmente, más de 385.000 trabajadores extranjeros han solicitado cotizar a la Seguridad Social, de los que más de 60.000 han recibido la autorización para darse de alta.
La revisión de la Encuesta de Población Activa (EPA) ha detectado 964.700 trabajadores extranjeros ocupados pero que no habían sido dados de alta por sus patrones. La Seguridad Social cree que gran parte de estos ocupados ilegales aflorarán con el proceso de regulación. La presidenta del Instituto Nacional de Estadística (INE) , Carmen Alcaide, considera que actualmente hay en España 3,5 millones de extranjeros censados. De ellos, están ocupados 2,7 millones, por lo que aún hay 1,5 millones trabajando en la economía sumergida.
Aunque los emigrantes cotizan a la Seguridad Social por la aportación mínima, dado el tipo de trabajos que ocupan, "al ser tantos, la recaudación se está incrementando con fuerza", afirman los técnicos del ministerio, quienes además argumentan "que el proceso de regulación también está afectando a muchos españoles que estaban trabajando sin cotizar a la Seguridad Social, y ahora reclaman a sus patrones sus derechos, sobre todo en el servicio doméstico".