CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

LA OTRA REALIDAD

LA OTRA REALIDAD


El pasado martes 8 de febrero, se celebr贸 la Junta General de Accionistas de Banesto, y como estaba previsto, intervino Pere Marqu茅s, representando a CC.OO. y UGT, con la intenci贸n de hacer o铆r la voz de todos los trabajadores, ya que entre ambos sindicatos representamos al 80% de la plantilla. El objetivo era denunciar la doble realidad que existe en Banesto: la de los magn铆ficos resultados que a帽o tras a帽o se consiguen y las condiciones en las que cada d铆a deben desarrollar su tarea los trabajadores y trabajadoras.

Argumentando que no tendr铆a objeto nuestra intervenci贸n en la Junta si no hubiera un mar de fondo real y un descontento palpable en la plantilla por la pol铆tica de personal, comercial y de retribuciones, en definitiva, se denunci贸 la otra realidad que viven los empleados de Banesto y a la que la Alta Direcci贸n ha venido haciendo o铆dos sordos:

  • Otra realidad es la que mantiene desde el a帽o 1992 el mismo n煤mero de pagas (16,25) para los empleados de Banesto, mientras la mayor铆a de los otros bancos (SCH, BBVA, Popular, etc.) alcanzan las 18,25 que permite el Convenio.

  • Otra realidad son los constantes aumentos en las retribuciones del Consejo de Administraci贸n desde 1999, siendo el de este a帽o del 10,84%, mientras nuestro Convenio contempla s贸lo el 3,2%.

  • Otra realidad es la reducci贸n del nominal de la acci贸n para evitar dar m谩s cuartos de pagas por beneficios, mientras el m谩s beneficiado es un solo accionista, el SCH con el 88,44% de las acciones.

  • Otra realidad son las presiones comerciales m谩s all谩 del umbral de la l贸gica para conseguir unos objetivos basados en un 聯salvaje聰 plan comercial que permite a la Direcci贸n alardear, sin ruborizarse, de cumplir en este ejercicio, con un a帽o de antelaci贸n, los objetivos previstos para 2006.
驴Se imaginan ellos el coste que esta consecuci贸n ha supuesto para los trabajadores en presiones, prolongaciones de jornada, incremento de carga de trabajo, estr茅s y ansiedad? Esa es la otra realidad. Pero a煤n hay m谩s.

  • Como el indigno comportamiento del banco con muchos prejubilados que han dado los mejores a帽os de su vida por Banesto y ven ahora que los responsables del banco se niegan a cumplir sus propios compromisos en el pago de las cotizaciones del Convenio Especial de la Seguridad Social, y a otros, simplemente se les expulsa de la Colaboradora M茅dica de Madrid.

  • Como la faris谩ica utilizaci贸n de la expresi贸n "capital humano" o "responsabilidad social corporativa", tan del gusto de la Alta Direcci贸n y tan vac铆as de contenido como su propia puesta en escena de la Junta de Accionistas: del 89,14% de accionistas representados, el 88,44% correspond铆a al SCH. Tan s贸lo tomaron la palabra siete accionistas y el portavoz de UGT y CC.OO., y la mitad de ellos para quejarse de la reducci贸n del nominal en vez de abonar dividendos. Esta es la otra realidad.

Por 煤ltimo, hay que decir en honor a la verdad, que la Presidenta contest贸 espec铆ficamente a nuestra intervenci贸n con un tono positivo, reconociendo el papel social que jugamos los Sindicatos y su disposici贸n al di谩logo, aunque, acto seguido bendijo las bondades de la empresa y su pol铆tica de personal y considerando que con las retribuciones variables ya se beneficia suficientemente a la plantilla, confundiendo el premio por la consecuci贸n de unos objetivos individuales con una distribuci贸n m谩s justa y ecu谩nime de los beneficios. Con su pol铆tica, s贸lo unos pocos se reparten todo el pastel, con nuestra propuesta, todos nos esforzamos y todos ganamos.


Despu茅s de esta Junta y para ser coherentes con las promesas efectuadas, ahora es la empresa qui茅n ha de mover ficha y cristalizar en acuerdos las medidas que posibiliten que realmente en Banesto seamos una empresa l铆der tambi茅n en condiciones de trabajo. Nosotros estamos dispuestos a ello.