CCOO Federación Servicios

Logo 1

José María Fidalgo será elegido miembro del Comité Ejecutivo de la CIOSL

José María Fidalgo será elegido miembro del Comité Ejecutivo de la CIOSL


CC OO., cuyo secretario general José María Fidalgo será titular del Comité Ejecutivo de la CIOSL, se suma al apoyo, que fue prácticamente general, a la propuesta de crear una nueva central mundial mediante la fusión de la CIOSL con la Confederación Mundial del Trabajo (CMT) y la incorporación de las centrales sindicales nacionales democráticas y representativas, que hoy no tienen afiliación internacional.

El plenario del Congreso aprobó ayer miércoles día 8 por la tarde, el Informe General presentado por el Secretario General, Guy Ryder, bajo el título “Globalizar la solidaridad. Establecimiento de un movimiento sindical mundial para el futuro”. El informe -cuya primera parte es muy autocrítica sobre las insuficiencias del sindicalismo mundial para hacer frente a los desafíos de la globalización y a la defensa de los derechos de los trabajadores en el marco de una economía globalizada- propone toda una serie de líneas de trabajo para lograr que los sindicatos refuercen su capacidad de interlocución y de negociación ante las instituciones económicas internacionales –OMC, FMI y BM- y las empresas transnacionales y participen en la imprescindible reforma de las instituciones del sistema de Naciones Unidas para reforzar el multilateralismo y lograr construir un sistema democrático de gobierno mundial. Para lograr una “gobernanza democrática global”, el Congreso aprobó impulsar una alianza con organizaciones políticas, sociales y ONG.

Dotar a la Organización Internacional del Trabajo (OIT) de los instrumentos necesarios para hacer cumplir sus convenios principales y lograr que las decisiones y políticas demás agencias de Naciones Unidas, especialmente las de carácter económico, sean coherentes con los derechos fundamentales del trabajo y los principios del “trabajo decente” son otros de los principales objetivos de la acción sindical internacional para los próximos años. Articular la acción sindical nacional con la internacional, lograr que las centrales sindicales nacionales y sus sindicatos y federaciones estén informados, hagan suyos y participen activamente, desde cada país, en los debates y las acciones de la central mundial y de las federaciones sindicales internacionales se considera imprescindible para superar las grandes insuficiencias del sindicalismo actual.

José María Fidalgo, secretario general de CC.OO., en su intervención ante el plenario del Congreso manifestó su apoyo al informe general, subrayando la importancia que tiene para la renovación del sindicalismo internacional el lograr que las internacionales sindicales sean reconocidas como interlocutoras por la OMC, el FMI y el BM y demás instituciones internacionales, y conseguir establecer cauces de negociación global con las empresas transnacionales, aunando la representación internacional de los trabajadores. Entre otros instrumentos para fortalecer las capacidades del sindicalismo internacional mencionó una política de comunicación que refuerce la visibilidad de sus acciones y una de cooperación sindical que ayude a los sindicatos de los países en vías de desarrollo a fortalecerse y luchar por los derechos y las mejores condiciones de trabajo, indicando que la CIOSL tendría que jugar un papel importante en la coordinación de los distintos programas de cooperación de las centrales nacionales. Finalmente propuso que la alianza global –con organizaciones políticas y sociales- a la que se refería el informe se construyera en torno a objetivos como la universalización de los derechos fundamentales del trabajo y la extensión del empleo decente.

Javier Doz, Secretario de Acción Sindical Internacional de CC.OO., intervino en el apartado correspondiente a la propuesta de unidad sindical mundial. Informó al Congreso que la propuesta de la CIOSL había sido incorporada al programa de acción de CC.OO. aprobado en su último Congreso confederal y manifestó la voluntad de su central de trabajar decididamente en la consecución de la misma. Consideró imprescindible la incorporación de las federaciones sindicales internacionales en el proceso con el objetivo puesto en su integración en la nueva central mundial con un estatuto especial que salvaguardara su autonomía. “No se puede prescindir de su experiencia y de sus capacidades; la central internacional no puede abandonar el campo de las empresas para dedicarse sólo a las instituciones; es necesario poner en común recursos humanos y materiales”, afirmó Javier Doz en su intervención, añadiendo que la nueva central mundial tiene que integrar también a las organizaciones sindicales de carácter regional independientes, en primer lugar a la CES, por supuesto con un estatus propio que salvaguarde su autonomía.

Hoy y mañana, el Congreso revisará los informes financieros y de actividades de la central y sus regionales y aprobará las resoluciones presentadas por la Comisión correspondiente, que además de sobre el tema general versarán sobre otras catorce cuestiones. Entre ellas: el empleo decente y el desarrollo sostenible en la globalización, la erradicación del trabajo infantil, paz y papel de las Naciones Unidas, el papel de la OIT, la Responsabilidad Social de las Empresas, sindicalización de mujeres y jóvenes, derechos sindicales, etc.

En la jornada final se elegirá al Secretario General, con un solo candidato, Guy Ryder, y al Comité Ejecutivo de 53 miembros titulares, cuya composición es tradicionalmente fruto de un consenso, a partir de una distribución por regiones del mundo y por cotización a la central. Por primera vez, desde su afiliación a la CIOSL en 1996, CC.OO. será titular del Comité Ejecutivo, en la persona de José María Fidalgo.