CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

Informe de Competencias: No te dejes enredar en la telara帽a

Informe de Competencias: No te dejes enredar en la telara帽a


Desde hace unos d铆as, todos los empleados tenemos ya la posibilidad de conocer el resultado de nuestro informe de competencias de este a帽o, y disfrutar as铆 de este deseado momento que esperamos con impaciencia desde que en 2002 el BBVA decidiera incorporarlo al conjunto de mecanismos para tener clasificada y, sobre todo, desmotivada a gran parte de su plantilla, despu茅s que en 2003 nos privara de este gozo, por razones desconocidas.

Como sab茅is, se trata de una valoraci贸n que nos realiza en cada caso nuestro jefe inmediato, que tiene la pretensi贸n de poner nota, no ya a nuestro rendimiento profesional, sino a algunos aspectos que forman parte de nuestra propia personalidad. Como si se tratara de un reconocido y acreditado gabinete psicol贸gico, el BBVA encarga a una parte de su plantilla que elabore diagn贸sticos de determinadas caracter铆sticas personales e individuales de sus colaboradores.

As铆 por ejemplo, se nos valora si tenemos la "capacidad de convencer o persuadir a los dem谩s" o la "capacidad de identificar y entender los problemas y sus causas, utilizando un proceso l贸gico que permite separar y comparar sus componentes, con el fin de obtener conclusiones a partir de dicha informaci贸n". 驴A que parece cachondeo? Pues desgraciadamente no lo es. M谩s adelante ya explicaremos cuales pueden ser las consecuencias de este informe.

Resulta sorprendente que una empresa como esta, que da permanentes muestras de su incapacidad por elaborar pol铆ticas claras de mercado, de incorporar proyectos atractivos o dise帽ar estrategias comerciales a medio plazo, y que basa su actividad exclusivamente en los resultados a corto plazo, fundamentalmente a partir de la presi贸n constante e irracional sobre la plantilla, se permita el lujo, ahora, de valorar nuestras capacidades de "planificaci贸n", de "innovaci贸n" o de "trabajo en equipo ", por poner algunos ejemplos.

  • PLANIFICACI脫N. Es incomprensible que pueda hablar de "planificaci贸n" alguien como el BBVA, que en los 煤ltimos cinco a帽os nos ha hecho padecer tres modelos diferentes de oficina bancaria (Oficinas de Nueva Morfolog铆a, Oficina 2000 o ahora las Oficinas SFP), sustituyendo mobiliario, modificando estructuras, cambiando cada vez la ubicaci贸n de la caja, etc. o que implanta un sistema inform谩tico como el "Nacar", que pr谩cticamente al d铆a siguiente de su instalaci贸n, se ve obligado a modificar, ante las continuas quejas de la plantilla y las correspondientes denuncias de CCOO a la Inspecci贸n de Trabajo. No obstante, no parece que nadie en el BBVA tenga que asumir la responsabilidad de estas continuas decisiones err贸neas, ni del coste que representa rectificarlas.

  • INNOVACI脫N. Es sorprendente que nos hable de "innovaci贸n" alguien como el BBVA que, pese a comprobar que cada nueva quincena del Libret贸n significa un nuevo fracaso, es incapaz de darse cuenta de que es una campa帽a gastada, obsoleta, cara y sin atractivo para la clientela, que ya esta harta de platos y ollas a este precio.

  • TRABAJO EN EQUIPO. Es insultante que se atreva a hablarnos de "trabajo en equipo" y pretenda valorar nuestra "capacidad de trabajar coordinadamente, en oposici贸n a hacerlo individual o competitivamente ", alguien como el BBVA que constantemente implanta nuevos sistemas de incentivaci贸n, basados, precisamente, en la competencia individual entre los miembros de una misma zona e incluso de una misma oficina: Ranking, DOR, "Ironman"... O que dise帽a un modelo de Oficina (SFP) en el que se establecen dos categor铆as de empleados, donde se personalizan las carteras de clientes y se individualizan los objetivos de cada trabajador (AFP).

El BBVA, pese al esfuerzo y la profesionalidad demostrada constantemente por la plantilla, es un barco a la deriva, que sigue a lo sumo la estela que deja su principal competidor. Y esto no lo podemos pagar siempre, sistem谩ticamente, la plantilla. Quiz谩s es que 1.690 altos directivos son demasiadas manos para un solo tim贸n.

El informe de competencias, que vulgarmente denominamos "telara帽a", en parte porque su representaci贸n gr谩fica recuerda esta red, y en parte por la trampa que significa, es un insulto a toda la plantilla del BBVA.

El grado de subjetividad de este tipo de evaluaci贸n y la falta de formaci贸n e instrucci贸n de los evaluadores, que injustamente se ven obligados a hacer una tarea que no es la suya, comporta estos d铆as situaciones de especial tensi贸n en las Oficinas.

Desde aqu铆 queremos recordar a quienes hacen el informe, que esta herramienta es la que despu茅s permite a "otros" catalogar como desajustados a muchos compa帽eros que, por este motivo, se ver谩n excluidos de los incentivos correspondientes (pese a haber colaborado en la obtenci贸n de los resultados y de tener buenas puntuaciones en la evaluaci贸n anual), que ser谩n objeto en algunos casos de una carta de sanci贸n, y que, por ejemplo, en el BSCH, ha provocado este a帽o el despido de cerca de doscientas personas. Hasta que lo paramos entre CCOO y otros sindicatos.

Por lo tanto, no tenemos que volver a caer en este error, aceptando funciones que no nos ata帽en y menos a煤n adoptando innecesarias actitudes de riguroso juicio moral hacia los que son nuestros compa帽eros y compa帽eras.

Por otro lado, son muchas las personas que estos d铆as se est谩n dirigiendo a nosotros para exponernos su disgusto, fundamentalmente con el sistema, pero en ocasiones tambi茅n con la forma en que se han realizado (puntuaciones muy bajas, ausencia de entrevistas donde poder dar nuestra opini贸n, etc...) y nos expresan la frustraci贸n que comporta no disponer de un mecanismo que permita discutir, o simplemente no aceptar, el informe recibo, cuando 茅ste se considera injusto.

Desde CC.OO. invitamos a todos los que se encuentren en esta situaci贸n, a que firmen la carta que se reproduce en esta circular y nos la hagan llegar, las haremos seguir a RR.HH. para dejar constancia as铆 de nuestro rechazo al sistema y al resultado del informe de competencias.

NO TE DEJES "ENREDAR" EN ESTA TELARA脩A,
NI COMO V脥CTIMA, NI COMO VERDUGO.

Noviembre 2004

Ver Comunicado en pdf - Ver Carta en pdf