CCOO Federaci贸n Servicios

Logo 1

TAMAYO Y SAEZ NO DEBEN ESTAR EN LA ASAMBLEA GENERAL DE LA CAJA

TAMAYO Y SAEZ NO DEBEN ESTAR EN LA ASAMBLEA GENERAL DE LA CAJA



La Asamblea de Madrid, 贸rgano parlamentario de la Comunidad de Madrid, debe designar en los pr贸ximos d铆as sus 40 representantes en la Asamblea General de Caja Madrid. Dada la situaci贸n pol铆tica actual en dicha Comunidad, esa designaci贸n despierta algunas dudas. CC.OO. ha dado a conocer a la opini贸n p煤blica su postura al respecto mediante nota de prensa, cuyo texto reproducimos :

La Ley 4/2003, de 11 de marzo, de Cajas de Ahorros de la Comunidad de Madrid, en su art铆culo 32, establece que la representaci贸n de la Asamblea de Madrid en la Asamblea General de Caja Madrid ser谩 nombrada “asignando en primer lugar un representante a cada uno de los grupos y distribuyendo a continuaci贸n los representantes en proporci贸n a la importancia num茅rica de los grupos pol铆ticos integrantes de la C谩mara”.

Como quiera que el Reglamento de la Asamblea de Madrid, en su art铆culo 232, referido a esta cuesti贸n, s贸lo utiliza el concepto de “grupos parlamentarios”, alguien podr铆a entender que el actual Grupo Mixto puede designar, al menos, un representante en la Asamblea General de Caja Madrid.

CC.OO. estima que la actual configuraci贸n del Grupo Mixto de la Asamblea de Madrid no responde a la leg铆tima necesidad democr谩tica de proporcionar acomodo parlamentario a las organizaciones que, habiendo obtenido representaci贸n en unas elecciones, no alcanzan el reglamentario n煤mero m铆nimo de diputados para formar grupo propio.

Si a eso le a帽adimos la proximidad del nuevo proceso electoral, no parece l贸gico, justo ni democr谩tico que el actual Grupo Mixto pueda estar representado durante seis a帽os y de forma irrevocable, como establecen los Estatutos de Caja Madrid, en esta entidad financiera.

Pocas ocasiones como 茅sta se van a presentar para interpretar la normativa legal bajo el filtro del sentido com煤n. CC.OO. espera que la Asamblea de Madrid, aplicando las consideraciones legales, constitucionales y jur铆dicas necesarias, act煤e en consecuencia y no permita que la Caja de Madrid tambi茅n se vea salpicada por las repercusiones de la actual crisis.

Madrid, 11 de agosto de 2003