CCOO Federación Servicios

Logo 1

Las Tres Gracias


Rubens, el gran pintor flamenco, pintó el cuadro denominado Las Tres Gracias, con el que quería homenajear la mitología griega. En este cuadro, podemos distinguir a Eufrosine, Talia y Anglae, hijas del dios Zeus y de la ninfa Eurinome. Bellas como Venus, dispensaban a los hombres los dones de sus gracias


A la manera del gran pintor flamenco, nuestro Consejo de Administraci√≥n, hace unos meses, nos concedi√≥ (a los empleados y empleadas) tres gracias, no tan divinas como las hijas de Zeus, pero igualmente halagadoras. Hijas, suponemos, de nuestro nuevo D.G., estas gracias pretend√≠an apaciguar nuestra sed de reivindicaciones (justas) reclamadas a lo largo de estos √ļltimos a√Īos, y parec√≠a (palabra de Dios) el principio de un nuevo camino lleno de esperanza. Pero los dioses son caprichosos, y por su intercesi√≥n, los dones que nos tra√≠an nuestras Tres Gracias, han sufrido una metamorfosis que las han convertido, poco menos que en ¬ďgracietas¬Ē.

Hablemos, pues, de estas divinas transformaciones:
 
 1¬™ Gracia: el pr√©stamo vivienda...inmovilidad y silencio administrativo

De las Tres Gracias ésta es, sin duda, la más importante, por su repercusión.

Con fecha 23 de abril, la Dirección comunicó a toda la plantilla la decisión (unilateral) de mejorar las condiciones del préstamo de empleados/as para la compra/cambio de vivienda habitual que marca el Convenio.

Hasta la fecha, todav√≠a no tenemos normativa para las novaciones. Esto comporta que muchos compa√Īeros y compa√Īeras que ya las han solicitado, las tengan paradas, con el consecuente perjuicio dado que pagan otros pr√©stamos a un inter√©s mucho m√°s elevado. Podemos hablar aqu√≠, pues, de una Gracia que va camino de convertirse en una desgracia.

Propuesta de Comisiones Obreras para devolver esta primera Gracia a su estado natural

 ¬ēQue una vez firmadas las novaciones, se aplique con retroactividad las nuevas condiciones. De esta manera nadie sale perjudicado/da por el retraso de la publicaci√≥n de la normativa.


 2¬™ Gracia: la cuenta primada... no tan primada

Comisiones Obreras, por escrito (ver nuestro comunicado a la Intranet publicado el d√≠a 18.04.08) se dirigi√≥ a la Direcci√≥n y le present√≥ una propuesta global sobre mejora de nuestras condiciones laborales (econ√≥micas, sociales, etc.) Uno de los puntos hablaba de la cuenta primada. Propon√≠amos, en primer lugar, que el empleado/a pudiera escoger la cuenta a primar y, en segundo lugar, que no se pidiera tener recibos domiciliados o, si se ped√≠an, que fuera en n√ļmero reducido. Y es que, consider√°bamos (y consideramos), que el hecho de pedir 9 recibos domiciliados para seg√ļn quienes, por ejemplo, compa√Īeros y compa√Īeras, muchos de ellos y ellas j√≥venes, todav√≠a solteros o no, pero con pocas cargas familiares, les resultar√≠a muy dif√≠cil tener domiciliados dicha cantidad de recibos.

Por desgracia, la Dirección, no consideró nuestra petición (más que razonable) y zanjó la cuestión: 9 domiciliaciones trimestrales. Y punto.

Pero, mira por d√≥nde, lo que no explicaron (no se dice en el manual) es que hab√≠a truquillo, (o mejor dicho, la metamorfosis divina tom√≥ forma), y ahora, La Gracia, aplicada de manera sui generis, hace que el n√ļmero de empleados y empleadas que no puedan disfrutar de ella, sea mucho mayor.

¬ŅPor qu√©?

Pues, por ejemplo:

La aplicadora de recibos pasa cada semana. Si no encuentra los 9 recibos domiciliados de los tres meses anteriores, pasa la cuenta al 0,10%.

El centro de c√°lculo tiene la deferencia (y as√≠ se lo reconocemos) de emitir un listado que env√≠a a las oficinas con las cuentas ¬ďdesprimadas¬Ē, para que √©sta sepa cu√°les han ca√≠do en ¬ďdesgracia¬Ē. Como que en las oficinas no hi hay ya suficiente tareas que llevar a cabo, a buen seguro que les resultar√° muy sencillo dedicarse a controlar en qu√© cuentas son de empleados y cu√°les no.

Una vez que el empleado/a en cuesti√≥n est√° ¬ďdesprimado¬Ē, deber√° introducir de nuevo los datos necesarios para volverse a ¬ďprimar¬Ē la cuenta (si cumple las condiciones, claro) Y entre tanta prima y desprima, la familia no parar√° de crecer y decrecer. ¬°Vaya con la gracia!

Pero, también puede pasar que el empleado/a no se entere por:

 a)que no est√© asignado a la misma oficina donde tenga la  cuenta,
 b)que est√© de baja o de vacaciones, y nadie le avise de ello,
 c)que la oficina en cuesti√≥n no pueda avisarlo.

Y eso por no hablar del personal de los Departamentos Centrales, que ya veremos cómo lo llegan a saber.

Por otro lado, una duda nos llama la atenci√≥n, si el recibo domiciliado, aun llegando a la cuenta primada, no va a nombre del empleado/a, ¬Ņcuenta o no? Porque nos da la impresi√≥n que va a ser que no.

Y para no marearos (marearnos) más, lo dejamos aquí.

Siendo, pues, la cosa as√≠, ¬Ņno cre√©is que la casu√≠stica es algo compleja para una cosa tan sencilla como primar una cuenta?

Luego,

Propuesta de Comisiones Obreras para recuperar el espíritu de la segunda Gracia.


 ¬ēQue nos primen la cuenta, sin m√°s.


 3¬™ Gracia: las tarjetas gratuitas.... la gracieta menor


Concesión graciosa de los dioses, que no por agradecida deja de ser intranscendente, (y un agravio comparativo) porque, a estas alturas del siglo XXI quién de nosotros no tiene la cartera llena a rebosar de tarjetas gratuitas de crédito, (la mayoría de las cuales te devuelven dinero, o te dan puntos, o ambas cosas a la vez). Así, que más que de una gracia, de esta concesión diríamos que es una gracieta.

Propuesta de Comisiones Obreras para la tercera Gracia

 ¬ēQue la Direcci√≥n ampl√≠e los beneficios sociales a P√≥lizas de Seguros, Mutuas, Planes de Pensiones (rebajando las comisiones de nuestro Plano de Empleo, por ejemplo, etc.)

Seguramente, alguien, leyendo estas quejas se rasgar√° las vestiduras, se tirar√° de los pelos, y maldecir√° desde el Olimpo haber sido tan generoso con estos desagradecidos hombrecillos que malviven en este planeta mortal. Pero qu√© le vamos a hacer, si en CCOO no nos conformamos con las migajas, y para vosotros, nuestros compa√Īeros y compa√Īeras, queremos que Las Gracias otorgadas sean como las de Rubens, grandiosas, transparentes, y hermosas, el goce de las cuales se pueda llevar a cabo sin contratiempos ni tantos impedimentos.

Estas propuestas las hemos puesto en un documento que entregamos al Jefe de Recursos para que la Dirección tome nota.