AUDIENCIA NACIONAL

 

Sala de lo Social

 

Nº procedimiento: 00205/2001

 

Demandante:      COMFIA CCOO, ACCAM.

 

Demandado:       CAJA MADRID, FED. BANCA UGT Y SECCIÓN SINDICAL

                  EN CAJA MADRID; ALTERNATIVA SINDICAL CAJA MADRID;

                                                 SABEI-CGT GRUPO CAJA MADRID; CSI-CIF SECCIÓN CAJA MADRID.

 

 

         Ponente Ilmo. Sr. D. Eustasio de la Fuente González

 

 

SENTENCIA Nº:54/02

 

 

Excmo. Sr.Presidente

 

D. Eustasio de la Fuente González

 

Ilmos.Sres. Magistrados

 

D. José Ramón Fernández Otero

D. .Pablo Burgos de Andrés

 

 

         Madrid, a quince de julio de dos mil dos.

 

         La Sala de lo Social de la Audiencia Nacional compuesta por los Sres. Magistrados citados al margen y

 

                                            EN NOMBRE DEL REY

 

         Ha dictado la siguiente

 

 

SENTENCIA

 

         En el procedimiento 00205/2001 seguido por demanda de COMFIA COO; ASOCIA. CUADROS CAJA MADRID (ACCAM), contra CAJA MADRID; FED. BANCA UGT Y SECCIÓN SINDICAL EN CAJA MADRID; ALTERNATIVA SINDICAL CAJA MADRID; SABEI-CGT GRUPO CAJA MADRID; CSI-CIF SECCIÓN CAJA MADRID, sobre conflicto. Ha sido ponente el Excmo. Sr. D. Eustasio de la Fuente González

 

ANTECEDENTES DE HECHO

 

         Primero.- Según consta en autos, el 19 de diciembre de 2001 se presentó demanda sobre conflicto colectivo por la Dirección General de Trabajo a instancia de COMFIA (CC.OO.) contra CAJA MADRID;  personándose como demandante el día 12 de febrero de 2002 la Asociación de Cuadros del Grupo Caja Madrid (ACCAM) ampliándose posteriormente la demanda contra la FED. BANCA UGT Y SECCIÓN SINDICAL EN CAJA MADRID; ALTERNATIVA SINDICAL CAJA MADRID; SABEI-CGT GRUPO CAJA MADRID; Y CSI-CSF SECCIÓN CAJA MADRID.

 

         Segundo.- La Sala acordó el registro de la demanda y designó ponente, con cuyo resultado se señaló el día 11 de julio  a las once horas, después de dos suspensiones, para los actos de intento de conciliación y, en su caso, juicio, al tiempo que se accedía a lo solicitado en los otrosies de prueba, suspendiéndose el acto al no constar estar citadas todas las partes, suspendiéndose nuevamente el acto el día veintiocho de mayo.

 

         Tercero.- Llegado el día y la hora señalados tuvo lugar la celebración del acto del juicio, previo intento fallido a avenencia, y en el que se practicaron las pruebas con el resultado que aparece recogido en el acta levantada al efecto.

 

         Resultando y así se declaran, los siguientes

 

 

HECHOS PROBADOS

 

PRIMERO.- El 22-XI-1999, CAJA MADRID suscribe con la Sección Sindical de CC.OO., Sección Sindical de ACCAM, Sección Sindical de Alternativa Sindical, Sección Sindical de UGT, Sección Sindical de C.S.I./C.S.F, y Sección Sindical de SABEI, los acuerdos del Plan de Prejubilaciones y Jubilaciones anticipadas, en el que fijan las condiciones de aplicación para las personas que cuenten con cotizaciones a la Seguridad Social anteriores al 1-1-1967, así como las condiciones para las personas que no cuenten con cotizaciones a la Seguridad Social, anteriores a la iniciada fecha, aparte de otros sobre adaptación de las especificaciones del Plan de Pensiones de los empleados de Caja Madrid para el cumplimiento y efectividad el Acuerdo y relativas a otras materias, dando aquí por reproducida la literalidad del contenido por obrar unido a los autos y admitir su autenticidad las partes litigantes.

 

SEGUNDO.- En el Convenio Colectivo de Empresa con ámbito temporal 1998-1999-2000, en su art. 8 regula la Escala Salarial y en su apartado 8 dispone:” La escala salarial anual vigente a 31 de diciembre de 1999, referida a doce mensualidades, para el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre de 2000, se incrementarán en el IPC estimado por el Gobierno del Estado Español para el citado 2000, con efectos a partir del 1 de enero de 2000”.

         Con antelación suficiente, pero posterior a la fecha de los Acuerdos de 22-XI-1999 a los trabajadores comprendidos en éstos se les informó personalmente por escrito, y en detalle de las condiciones de la oferta así como de dicho Acuerdo, con el compromiso del trabajador a comunicar también por escrito, su decisión definitiva y voluntaria en un plazo no superior a 10 días, con expresa indicación con el cardinal 1, en cuanto al complemento a cargo de la Caja hasta alcanzar el porcentaje salarial de su R.F. (1), a la nota que figura a pié de página en el escrito de información personal, firmado por el trabajador y Caja Madrid, en la que expresamente consta (1) Revisable anualmente por I.P.C. Además en las condiciones de la oferta constan los distintos conceptos económicos bajo el apartado IMPORTE BRUTO ANUAL (PTS) A, y esta indicación A, también a pié de página del escrito de información personal aludido, dice: Datos en pesetas actuales a las que habrá que aplicarles, en su caso, los incrementos del I.P.C. que correspondan, entre los cuales están el complemento a cargo de la Caja y la aportación al Plan de Pensiones, en función de dicho complemento.

 

TERCERO.-  A los trabajadores que al 31-12-1999 tenían extinguido su contrato de trabajo por mutuo acuerdo, por estar integrados y afectados por el pacto de 22-XI-1999 antes referido, al haberse acogido a éste la empresa Caja Madrid no les ha aplicado en el año 2000  la revisabilidad de sus percepciones, conforme al I.P.C. real del aquel año, cuyo porcentaje de incremento fue conocido iniciado el año 2001.

 

CUARTO.- La empresa ha efectuado una aplicación correcta de lo pactado, sin embargo los Sindicatos firmantes discrepan del criterio de la empresa.

         La federación de Servicios Financieros y Administrativos de CC.OO. interpuso el conflicto colectivo contra la Entidad Caja Madrid, mediante escrito dirigido a la Dirección General de Trabajo, para celebrar acto de conciliación a fin de que la demandada se aviniera a reconocer lo que el solicitante postula en el escrito promotor del conflicto; remitidas las actuaciones a esta Sala por la referida Dirección General de Trabajo y de Asuntos Sociales para su tramitación como conflicto colectivo de Trabajo, mediante comunicación con valor de demanda, se personó en el proceso la Agrupación de Cuadros de Caja Madrid, en solicitud de llamamiento al pleito a:  LA FEDERACIÓN DE BANCA UGT Y SU SECCIÓN SINDICAL CAJA MADRID, en la persona de su legal representante, con domicilio a efectos de comunicaciones en la calle Hortaleza, 52 2º C, Cp. 28004 de Madrid; ALTERNATIVA SINDIAL en la persona de su legal representante, y con domicilio a efectos de comunicaciones en la C/ Conde de Peñalver nº 6 entreplanta, Cp. 28006 de Madrid; SABEI-CGT GRUPO CAJA MADRID, en la persona de su legal representante, y con domicilio a efectos de comunicaciones en la C/ Ángel Guimerá, 48-D Cp. 7004 de Palma de Mallorca; CSI-CSF SECCIÓN SINDICAL DE CAJA MADRID, en la persona de su legal representante, y con domicilio a efectos de notificaciones en la Avda. Ciudad de Barcelona 59, Cp. 28007 de Madrid; y habiéndose personado Alternativa Sindical de Trabajadores del Grupo Caja Madrid, por escrito presentado el 25-6-2002 en el que con base en no haber sido convocada a la Conciliación o reclamación previa que establece el art. 63 de la L.P.L., en relación con el art. 416 de la L.E.C., pide se anule todo lo actuado por esta Sala y lo llevado a cabo por la D.G.T., conminando a las partes para que en caso de instar nuevo Conflicto Colectivo sean convocadas y requeridas ante la D.G.T. y posteriormente ante el Juzgado o Tribunal competente, con todo lo demás que sea procedente de hacer en derecho y conforme al aforismo”da mihi factum, dabo tibi ius”; y en el acto del juicio, la Sala acuerda no ha lugar a resolver sobre esa petición por inoportunidad, sin perjuicio del derecho de la parte a reproducirla en aquel acto, y si lo hizo, previa ratificación de lo solicitado en dicho escrito.

 

         Se han cumplido las previsiones legales.

 

FUNDAMENTEOS DE DERECHO

 

         PRIMERO. La declaración de Hechos Probados es el resultado de la apreciación de todos los elementos de convicción aportados al proceso, conforme al art. 97.2 de la Ley de Procedimiento Laboral, y de las demás practicadas en el acto del juicio.

 

         SEGUNDO. El objeto del conflicto es la discrepancia entre la Empleadora y los Sindicatos comparecidos sobre los Acuerdos de 22-XI-99 en lo relativo a la procedencia, o no, del pago del I.P.C. del año 2000, con efectos 1-1 de ese año, o si por el contrario, la cantidad percibida con cargo a la Caja de Madrid, o la que ha de aportar al Plan de Pensiones debe incrementarse en el I.P.C. de 2000 a partir de 1-1-2000.

 

 

         TERCERO. Dada la forma procesal en que se ha planteado el conflicto colectivo, iniciado por CC.OO. contra Caja Madrid por escrito dirigido a la D.G.T. con petición de conciliación ante ella, y posterior remisión por la D.G.T.  a esta Sala de lo Social mediante comunicación con valor de demanda por no haber avenencia ante aquel organismo, es preciso resolver sobre la petición de nulidad de Alternativa Sindical de Trabajadores de Caja Madrid, y al respecto cabe advertir que es de aplicación a este supuesto, lo establecido en el art. 64.2 b) de la L.PL. es decir que está exceptuado de conciliación administrativa, de aqsuí el rechazo de la infundada petición de Alternativa Sindical de Trabajadores del Grupo Caja Madrid, por lo que hay que conocer del fondo del aunto.

 

         CUARTO. El “dubium” que plantea el conflicto colectivo ha de resolverse a la luz de la literalidad del Acuerdo de Empresa, pactado el 22-XI-1999, sobre el Plan de Prejubilaciones y Jubilaciones anticipadas, basado en los principios de voluntariedad, aceptación individual expresa y extinción de la relación laboral con la empresa.

         Es claro que la Empresa hasta alcanzar la edad de jubilación a los 65 años, garantiza la percepción de un complemento en cantidad fija, revisable anualmente conforme al incremento experimentado por el Índice General de Precios al Consumo (I.P.C.), APARTADOS 2.2.1- 2.2.2- 2.2.3- del mencionado Acuerdo más para indagar la voluntad de las partes sobre si el incremento del I.P.C. del año 2000, que debe pagar la Empresa al trabajador es con efecto 1-1-2000, hay que tener en cuenta un acto posterior tan significativo como el escrito de información personal, en el que el Importe Bruto Anual, compresivo del complemento a cargo de la Empresa y de la aportación al Plan de Pensiones están afectados por dicho incremento, al establecer a pié de página dicho escrito, por referencia a la Letra A. Datos en pts. actuales a los que habrá de aplicarles, en su caso, los incrementos de I.P.C., que corresponda, lo que nos permite concluir en aplicación de las reglas de hermeneútica del art.1281 y 1282 del Código Civil, que la intención de las partes fue de satisfacer desde el primer día, es decir 1-1-2000 el incremento que experimentaron en dicho año el I.P.C. a lo que no es óbice el que éste se conociera durante el año 2001, pues lo realmente querido es que el trabajador no pierda su poder adquisitivo, por el hecho de pasar a las situaciones contempladas en aquellos apartados del acuerdo de 1999, en equiparación a los trabajadores en activo, que en el año 2000 su escala Salarial, según el art. 8.8 del Convenio de Empresa aplicable, también se incrementa en el porcentaje del I.P.C. de aquel año, con efectos desde el uno de enero pues de interpretarse en el sentido que mantiene la Empresa al considerar que el inicio del pago de complemento incrementado con el I.P.C. del 2000, es en el año 2001 se produciría un paréntesis en su percepción en contradicción con la intención de las partes, con notorio perjuicio para el trabajador al estar en contra de la real voluntad e intención de los pactantes, deducida de la literalidad del pacto en conexión con un hecho concluyente posterior que es la información escrita y firmada por cada trabajador con la Empresa a la que antes se hizo mención, personalizada y directa, donde hay constancia expresa, a pié de página bajo el cardinal (1) y Letra A de la revisión anual, que sin duda para esta Sala ha de proyectarse sobre el primer año -2000- de percepción del complemento, y aportación porcentual al Plan de Pensiones a cargo de la empleadora sin esperar a que transcurra ese año, de donde por todo lo razonado procede estimar la demanda.

 

         VISTOS los preceptos legales citados y demás de general y pertinente aplicación,

 

FALLO

 

         Con desestimación de la nulidad de actuaciones planteada por Alternativa Sindical de Trabajadores y entrando a conocer del fondo del asunto estimamos la demanda deducida por comunicación de la Dirección General de Trabajo, y declaramos el derecho de los trabajadores que de mutuo acuerdo extinguieron su contrato de trabajo con Caja Madrid, antes de 31 de diciembre de 1999, acogiéndose a las condiciones del Acuerdo Laboral de 22 de noviembre de 1999, a que la cantidad percibida con cargo a Caja Madrid durante el año 2000 le sea aplicado el porcentaje equivalente al I.P.C. real de dicho año y les realice la aportación adicional al Plan de Pensiones por aplicación del porcentaje establecido a estos efectos en el citado Acuerdo Laboral a la cantidad que resulte de aplicar el incremento del I.P.C. real del año 2000 a las percepciones del mismo, y en consecuencia condenamos a la Empresa demandada a estar y pasar por esta declaración.

 

        

         Notifíquese la presente sentencia a las partes advirtiéndoles que contra la misma cabe Recurso de Casación ante la sala Cuarta del Tribunal Supremo, que podrá anunciarse ante esta Sala en el plazo de DIEZ DIAS hábiles desde la notificación, pudiendo hacerlo mediante manifestación de la parte o de su Letrado al serle notificada, o mediante escrito presentado en esta Sala dentro del plazo arriba señalado.

 

         Al tiempo de personarse ante la sala del Tribunal Supremo, el Recurrente, si no goza del beneficio de Justicia Gratuita, deberá acreditar haber hecho depósito de 300,51 Euros previsto en el art. 227 de la Ley de Procedimiento Laboral, en la cuenta corriente del Tribunal Supremo Sala de lo Social número 2410, del Banco Bilbao Vizcaya, oficina de la C/ Génova 13, Madrid.

 

         Llévese testimonio de esta sentencia a los autos originales e incorpórese la misma al libro de sentencias.

 

         Así por nuestra sentencia lo pronunciamos, mandamos  y firmamos.