Sección Sindical Estatal Grupo BMN

COMFIA CC.OO. RECLAMA GARANTIAS DE EMPLEO EN LOS PROCESOS DE REESTRUCTURACIÓN QUE SE PRODUZCAN TRAS LA RECAPITALIZACIÓN DE LAS ENTIDADES...


El Gobierno finalmente se rinde a la evidencia: 'No hay reforma financiera que valga, ni para sanear el sector, ni para que circule el Crédito, sin financiación externa.'



pdf
print
pmail

El Gobierno finalmente se rinde a la evidencia: 'No hay reforma financiera que valga, ni para sanear el sector, ni para que circule el Crédito, sin financiación externa.'

Como CCOO venimos señalando tras las dos últimas reformas -RDLs 2/2012 y 18/2012 - la recapitalización del sector se debía realizar en cantidades suficientes - estimábamos 60.000 millones de €, no había más remedio que realizarla inicialmente con apoyos de capital público - no sólo con nuevas provisiones a pulmón- y preferentemente con apoyos de fondos de la UE.

Pero, asimismo, exigimos garantías de empleo en los procesos de reestructuración que se vayan a seguir realizando. Máxime si, como se ha anunciado, las condiciones de este rescate se les van a exigir a las entidades .Por su parte, El Gobierno ha de explicar con transparencia, y no como hasta ahora, sin juegos de palabras, sin ocultar los motivos ni las consecuencias que supone esta recapitalización bancaria, un rescate en toda regla. Y los sindicatos con el resto de la Sociedad Civil estaremos activos y vigilantes para que no se aplique ninguna agenda oculta de nuevas condiciones y ajustes sociales. En este sentido, la declaración del Eurogrupo es altamente inquietante si se contrasta con las beatíficas manifestaciones iniciales del Ministro de Economía y Competitividad. Desde un punto de vista general esta ingente disponibilidad de capital público tiene que estar condicionada a:

  • Garantía de devolución y rentabilidad final del capital público aportado. La ha de pagar el Sector Financiero, en su conjunto, no los ciudadanos. Y existen diversas fórmulas: impuestos de transacciones financieras, aportaciones al FGD, etc,...
- El saneamiento y reestructuración de las entidades afectadas debe implicar la retirada de los gestores y la determinación de sus responsabilidades.
  • La inyección de capital debe servir para que circule el Crédito y, por lo tanto, sea una medida al servicio de las políticas de impulso del crecimiento.
- Las entidades deben priorizar la auto- capitalización frente al reparto de dividendos y se debe garantizar que no se conforme un oligopolio bancario de facto que excluya financieramente a ciudadanos, empresas y territorios.

Y desde un punto de vista sectorial debe reeditarse el Contrato Social que ha regido todas las reestructuraciones del sector desde los años 80. El relevo en el Banco de España debe propiciarlo. El saneamiento de las entidades ligadas a la recapitalización ha de conjugar el objetivo de hacerlas solventes y rentables con el mayor respeto a las plantillas. Con acuerdos laborales que garanticen, en su caso, salidas acordadas no traumáticas y estabilidad laboral de quienes tienen el reto de hacer viables la entidades resultantes: sus trabajadoras y trabajadores.